•   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

El jefe de inteligencia de las Fuerzas de Seguridad Interiores, FSI, en Líbano, Wisam al Hasan, murió ayer en un atentado con coche bomba en Beirut, un ataque que hace temer una reanudación de los asesinatos --entre 2005 y 2008-- de personalidades hostiles a Siria, antigua potencia de tutela.

El ataque, condenado por varios países, perpetrado en un barrio del centro de la capital libanesa, causó ocho muertos y más de 100 heridos, según un balance oficial. El general Hasan, un musulmán sunita, era cercano a Saad Hariri, el jefe de la oposición libanesa hostil al régimen de Damasco. Su nombre sonaba para retomar la cabeza de las FSI a finales de año.