•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Wilman Wilfredo Sevilla Fonseca y su novia Maycke-linne Gabriela Mendoza Gillet no reían esta vez. Ambos involucrados en el crimen del comerciante y empresario leonés, Lenin Moisés Velásquez Bermúdez, permanecieron callados al comparecer ante la jueza Cela Corrales González, del Juzgado Segundo de Distrito Penal de Audiencias en León.

Además, el rostro de Wilman Sevilla, de 19 años, y presunto culpable de los delitos de asesinato y robo agravado, lucía con señales de golpes. Según su abogado defensor, Néstor Murillo, el joven, quien propinó 20 estocadas a su víctima, ha sido golpeado en reiteradas ocasiones por otros internos, detenidos en las celdas policiales de la Ciudad Universitaria, por tanto, pidió medidas de protección para salvaguardarle la vida.

Durante la audiencia preliminar efectuada ayer a las 1:30 de la tarde, la judicial Corrales admitió la acusación, y calificó el caso como un hecho grave, por tanto, decretó medida cautelar de prisión preventiva a los dos implicados en el asesinato del comerciante y empresario leonés, Lenin Moisés Velásquez Bermúdez, de 43 años (q.e.p.d.).

“Por la magnitud de los daños causados y por los elementos de convicción presentados por el Ministerio Público, esta autoridad decreta prisión preventiva para ambos señalados”, por el delito de asesinato y robo agravado, y por encubrimiento y receptación de objetos robados, señaló la jueza Corrales.

Una pareja dispareja

En la audiencia, Wilman Sevilla permaneció callado y atento a la audiencia preliminar que se desarrolló ayer, sin embargo, al escuchar algunos fragmentos de la lectura acusatoria por parte de la fiscal auxiliar, Flor de María Rostrán, sonreía y movía la cabeza de lado a lado, negando lo que la funcionaria judicial decía.

A su lado permanecía su novia, Mayckelinne Mendoza, de 20 años, quien también compareció a dicha audiencia por el delito de encubrimiento y recepción de objetos.

Los dos procesados, de acuerdo con la acusación, tenían alrededor de dos años de sostener una relación de unión libre. Wilman Wilfredo cursaba el cuarto año de secundaria en la modalidad nocturna, en el Colegio “Modesto Armijo” de Sutiaba, y, laboraba ocasionalmente como ayudante de construcción. Su pasatiempo era jugar fútbol.

Mientras Mayckelinne Mendoza, quien es originaria de Malpaisillo, estudiaba el 4º año de la carrera de Química en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-León, y es aficionada al canto.

De acuerdo con el expediente judicial, a inicios del presente año, ambos acusados se presentaron a la boutique “Manzoni Fashion”, propiedad de la víctima, ubicada en el parque de los poetas, y en esa oportunidad realizaron varias compras. Desde ese día, él conoció a su víctima, y entabló una relación afectiva y de confianza, e inclusive se presentó en varias ocasiones al negocio.

El pasado jueves 11 de octubre, el acusado llegó a las 8:00 am a la casa de su víctima, y de acuerdo con la acusación, después de sostener relaciones homosexuales, aprovechó que la víctima estaba acostada y desprevenida en la cama, tomó un vaso de vidrio que estaba en una de las mesas, lo quebró parcialmente en el suelo e inmediatamente procedió a causarle 20 heridas en el cuello y en el pecho. La víctima murió casi de manera instantánea a consecuencia de shock hipovolémico.

A eso de las 11:00 am la empleada doméstica lo vio salir con un bolso. Más tarde ella llamó a la habitación del comerciante, pero al no dar señales de vida, ella entró, vio sangre, el cuerpo sin vida y avisó a los familiares.

Audiencia inicial el próximo 26

El abogado defensor de ambos procesados, Néstor Murillo, solicitó a la judicial, como medida alterna, la detención domiciliar a favor de Mayckelinne Gabriela, sin embargo dicha solicitud fue denegada.

Asimismo, denunció que su defendido ha sido golpeado en reiteradas ocasiones por otros internos. “Todos somos seres humanos, y bajo el principio de igualdad y dignidad humana, y por la presunción de inocencia de Wilman Wilfredo, solicito medidas de seguridad en las celdas preventivas”, detalló Murillo, tras solicitar una valoración forense del estado psicológico y emocional de ambos acusados.

Al respecto, la judicial Corrales giró un oficio a la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía de León, para “que se proceda a darle garantías y seguridad al acusado, en vista de haber recibido maltrato físico por parte de otros internos, que valore la situación con sus resultados”, señaló. Además, admitió que ambos procesados sean valorados por el Instituto de Medicina Legal en Managua.

La audiencia inicial fue programada para el viernes 26 de octubre en el mismo juzgado.

Abogado de familia doliente: crimen a sangre fría

El abogado defensor de la familia doliente, Freddy Trujillo, mostró satisfacción por las medidas preventivas decretadas por la judicial Corrales, y expresó que la acusación está ajustada a derecho, porque de forma clara se precisa las circunstancias de los hechos.

“Es un hecho que a todas luces fue cometido con premeditación por ambos acusados, con alevosía, ya que la víctima se encontraba descuidada, sin ropa, descansando en su cama, es un hecho cometido a sangre fría, y que ni aun el acusado viendo a la víctima que se desangraba y agonizaba, tuvo el sentimiento humano de reflexionar, recapacitar, y de alguna manera auxiliar a la persona que estaba falleciendo en ese momento delante de sus ojos”, relató Trujillo.

Según Trujillo fue un acto con mentalidad criminal, “él (Wilman Wilfredo), luego de ver morir a la víctima poco a poco, procedió a consumar el motivo por el cual había llegado al lugar, que era sustraer objetos de valor de la víctima”, aseguró el abogado, quien además acusó a Mayckelinne Gabriela como coautora, no solo porque encubrió el hecho, sino porque logró provecho específico, a través de la comercialización de los objetos que fueron sustraídos de la vivienda de la víctima.

Amigos y familiares del procesado se presentaron al Complejo Judicial y participaron de la audiencia preliminar, pero evitaron en todo momento brindar declaraciones a los medios de comunicación.

“De nada nos sirve defendernos, todo el mundo nos señala y nos critica sin conocer las razones, la situación que llevó a Wilman (Wilfredo), a cometer ese hecho”, afirmó uno de los hermanos del señalado, sin precisar su identidad.