Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA
Pobladores y bañistas de San Pedro del Norte, donde se registró el accidente acuático, rescataron siete cadáveres de las ocho personas que fallecieron durante esta tragedia, faltando sólo sacar el de una menor que hasta las ocho de la noche de ayer no había aparecido.

Fue un duro trabajo que realizaron los bañistas, quienes ayer se mostraban cansados debido a la jornada de cuatro días consecutivos buscando sobrevivientes y rescatando los cadáveres de las personas que perdieron la vida en el accidente acuático que se registró sobre el río Grande de Matagalpa, al volcarse un bote con once personas a bordo.

Se logró conocer que el bote era propiedad del productor Alejandro Hurtado, originario del municipio de Camoapa, Boaco, quien siempre lo utilizaba para ir a su finca, pero que ese día, Gerald Antonio Duarte Castellón, de 28 años, lo había agarrado sin autorización para ir hasta San Pedro del Norte a realizar compras junto a su esposa Erlinda Loáisiga.

A la hora del accidente en el bote viajaban Marcelino Miranda Sequeira, de 59 años; Jerónimo Miranda, de 34; sus hijos Marcelino Miranda Marín, Onelia Miranda Marín, de ocho años y Migdalia Miranda Marín, de seis; Marisela Marín Pérez, de 26; Elda García Soza, de 20; Erlinda Loáisiga García, de 18; Ronald López González, de ocho años; Cristina Masís, y el motorista Gerald Antonio Duarte Castellón.

De los once ocupantes de la pequeña embarcación sólo tres lograron salvar la vida: Cristina Masís, esposa de Don Marcelino Miranda Sequeira; Marcelino Miranda Marín y el motorista Gerald Antonio Duarte Castellón.

En la tragedia también perdió la vida la esposa del motorista Erlinda Loáisiga García, de 18 años. El único cuerpo que no ha sido rescatado es el de la niña Onelia Miranda Marín, de ocho años.

Los cuerpos de las dos nueras de don Marcelino Miranda fueron encontrados la mañana de ayer y enterrados rápidamente, ya que estaban en estado de descomposición.

Por nuestra parte queremos agradecer a doña Fany Ferrufino y a doña Elsa Alarcón, quienes siempre estuvieron informando a EL NUEVO DIARIO sobre los pormenores de la tragedia para que pudiéramos darla a conocer a nuestros lectores.