•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El electricista René Zapata, testigo del crimen, manifestó que él se encontraba dentro del Taller Automotriz Cajina, cuando la víctima llegó solicitándole que le abriera el portón para entrar.

“En ese momento él (Castillo Cajina) entra, y el policía también. Ahí (a dos metros) comienzan a forcejar e intentar sacarlo a la fuerza con el arma en la mano, de pronto solo se escuchó la detonación”, explicó el testigo.

La bala impactó en el costado derecho del abdomen de la víctima, quien según sus familiares, falleció al llegar al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”.

La institución policial identificó al oficial Jorge Javier Sánchez Ordoñez, 33 años, como el conductor de la patrulla 327, que le dio persecución a la víctima y al oficial Luis David Urbina Escobar, de 25 años, como el autor del disparo.

Autores detenidos en la DAJ

De acuerdo al comisionado mayor, Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, ambos oficiales pertenecen al departamento de patrullaje y vigilancia de la Ajax Delgado.

“Estamos realizando averiguaciones, y si resultan responsables van a ser procesados. Por ahora (ambos) están detenidos en la Dirección de Auxilio Judicial”, explicó Borge vía telefónica.

Mariana de los Ángeles Valles Cajina, prima hermana del fallecido, denunció el exceso policial. “Él no era ningún delincuente, lo mataron solo porque no traía puesto el casco. Ayer yo estuve bromeando con él, era evangélico. Era padre y madre de dos niños, uno de 7 y otro de 5 años. Ayer fue la piñata del niño menor”, refirió Valle Cajina.

“Ellos tienen que respetar la propiedad privada. Si ellos lo querían detener qué les costaba venir con moderación explicarle, pero sacar un arma. Ellos no tienen el derecho de quitarle la vida a una persona”, insistió Byron Valle, también primo del fallecido.

En lo que va del año, este es el segundo caso que involucra a oficiales de la Policía en hechos sangrientos contra civiles. El pasado mes de julio, el oficial Eddy Saúl López Martínez fue acusado de haber disparado y privado de la vida a dos jóvenes que circulaban en una moto, en el kilómetro 6 y medio de la Carretera Norte.