•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este es el único momento en que los ciudadanos ejercitamos el poder que nos confieren la Constitución y las leyes de la República, para decidir quiénes deben ser las autoridades que dirijan los destinos de cada municipio del país.

El señor Roberto Terán (q.e.p.d.), de grata recordación, dirigiéndose a los liderazgos de los diferentes sectores de la vida nacional, y particularmente políticos, les decía: “Tengan compasión por el pueblo”.

Ciertamente las personas que asumirán la administración de los gobiernos municipales, deben investirse de compasión por el pueblo, para empeñarse en la magna tarea de servir a la ciudadanía, y no para ser servido por esta; sin embargo, mas cierto es que los ciudadanos debemos saber discernir y decidir, para votar atendiendo a criterios que tomen en cuenta valores, principios y conductas de candidatos y candidatas y no solamente, decidir por simpatías o lealtades partidarias.

En El Taller del Maestro tenemos como visión contribuir a la transformación de comportamientos, mediante la renovación del entendimiento, conforme a la instrucción dada por Dios, en la carta del apóstol San Pablo a los Romanos, capítulo 12 verso 2. Por ello nos permitimos hacer un llamado a la ciudadanía nicaragüense a tener en consideración algunos principios establecidos por Dios, en su proceso de discernimiento y decisión de voto.

Cuando Jesús instruía a sus discípulos acerca del liderazgo del reino, les decía: “Saben que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad.  Mas entre ustedes no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre ustedes será antes su servidor, y el que quiera ser el primero entre ustedes será su siervo;  como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” San Mateo 20:25-28.

Desde la antigüedad la humanidad trata con liderazgos que son designados, nombrados, elegidos… para administrar la hacienda de un país, para servirle a la comunidad que lo ha designado, sin embargo, a veces estos liderazgos, en vez de servir se enseñorean de esa comunidad, quieren que todo gire en derredor de ellos, y no tienen la mínima idea de lo que es servir.

Jesús, el líder de líderes, el líder inigualable, vino a esta tierra a servir y no a ser servido. Jesús tuvo compasión por el desvalido, por el desamparado, por el que andaba por caminos equivocados, y su compromiso lo llevó a lo más sublime del amor, como fue derramar su sangre sagrada para salvarnos, para sanarnos, para liberarnos, para enseñarnos.

Reiteramos que la ciudadanía debiera examinar con lupa las verdaderas actitudes de quienes están pidiendo su apoyo para ocupar cargos de elección popular, aquellos que actúen conforme a los principios del liderazgo de Jesús, que estén dispuestos a servir, no a ser servidos, menos a servirse del pueblo, esas podrían ser las personas por quienes se debería votar.

Le instamos amiga, amigo nicaragüense a invitar a Jesús a su corazón, dígale en un momento de intimidad, usted y Él, Jesús mío hoy abro mi corazón y le acepto como mí único y suficiente salvador de mi vida. Le pido sabiduría de lo alto para tomar decisiones sabias, conforme a su voluntad y no a la mía.

Para mayor información sobre El Taller del Maestro puede escribirnos al correo electrónico: crecetdm@gmail.com.