•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Se ha preguntado alguna vez qué haría usted si en los próximos minutos se activaran las fallas sísmicas de Managua, desatando un violento terremoto. Probablemente no. Y es que la cultura de prevención ante los desastres naturales, no es un tema que parece preocupar a la mayoría de los nicaragüenses, a pesar de vivir en un país altamente sísmico.

Eso lo tiene claro la Asociación Nicaragüense de Exbecarios de Japón, Aneja, que realizó un seminario de “Manejo y Control de Escenarios de Emergencia”, dirigido a sus miembros, rescatistas de la Cruz Roja y de la Dirección General de Bomberos.

Miriam Fonseca, presidenta de Aneja, explica que la actividad, además de educar y capacitar sobre las acciones que deben tomarse antes, durante y después de un magno movimiento telúrico, busca que los participantes retransmitan esos conocimientos en el entorno laboral y familiar.

“Como Japón es rector en los temas de prevención de desastres y tenemos miembros especialistas que se han formado en Japón, queremos volcar los conocimientos acá, para transmitirlos. Cada uno se está comprometiendo en tratar de hacer un simulacro para ver las fallas, debilidades y ver cómo están preparados a la hora de un desastre”, comentó.

Ciudadanos elevan vulnerabilidad

De acuerdo con el teniente primero Mario Viera, de la Dirección General de Bomberos, la vulnerabilidad de Managua ante un posible terremoto se incrementa con el incumplimiento de las normas de construcción por una buena parte de la población.

Por ello, Viera explica que es de suma importancia que las personas reconozcan los puntos que pueden generar peligro en el entorno a la hora de un sismo.

Se trata de “factores internos y externos que las personas deben saber (reconocer)”, explica.

Entre los factores externos, el especialista menciona los cables de alta tensión, rótulos que puedan caer, fallas sísmicas que puedan pasar a la par de los edificios, así como riesgos químicos e instalaciones tecnológicas que generen peligro.

Mientras que a lo interno de los inmuebles, el peligro puede estar en las líneas de gas, “cables de electricidad, muebles que puedan colapsar, elementos decorativos que puedan provocar una lesión. Todo eso debe tomarse en cuenta”.

Areas de peligro

Para el vulcanólogo William Martínez, secretario de la Aneja, existen dos áreas de peligro en Managua, que son: la zona de la falla de Chiltepe a El Crucero, y la zona de la falla que va del área de Las Nubes hacia el Aeropuerto.

“Estos son los lugares de mayores probabilidades para que ocurra un terremoto y donde debería estarse preparando a la población que carece de cualquier medida de preparación”, indicó.