•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La procuradora especial de la Diversidad Sexual de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, Selmira Montiel, manifestó su preocupación debido al incremento de crímenes de odio, abusos sexuales y agresiones físicas en contra de personas con opciones homosexuales, transexuales y otras que esta institución ha registrado este año.

Montiel aseguró que de enero a octubre, la PDDH ha registrado cinco muertes de personas de este sector de la sociedad, tres más que el año pasado. También conocieron de siete agresiones físicas, tres más que en 2011, y dos casos donde hubo violencia sexual, uno más que el período anterior.

Las víctimas de odio homofóbico de 2012 son: Eddy Napoleón Ramírez, asesinado en León el pasado 12 de febrero; Pablo Plata Reyes, muerto en Ticuantepe el pasado 20 de febrero; Douglas Calderón Gutiérrez, víctima de violación en Managua, en agosto; Bayardo Montoya, quien fue violado en Matagalpa en septiembre; varias mujeres transgéneras golpeadas y lesionadas por civiles, y, posteriormente, por oficiales de la Policía de Mateare, el pasado 24 de septiembre; Julio César Morgan, asesinado y violado en el barrio Américas Uno el 15 de octubre, y Lenín Bermúdez Velásquez, víctima de homicidio, el 12 de octubre.

Críticas a las instituciones

La Procuradora aplaudió la labor que ha realizado la Policía en los últimos dos casos señalados, por haberlos esclarecidos, pero criticó a dicha institución porque algunos oficiales no atienden las denuncias de los miembros de la diversidad sexual, por el contrario, los golpean y revictimizan.

“Instamos al Ministerio Público a que en ambos delitos (el caso de Julio Morgan y el de Lenín Bermúdez) sea considerado el artículo que penaliza la discriminación, porque en estos dos asesinatos lo que vemos es que el detonante para la muerte de estas personas, fue, precisamente, el hecho que se declararan personas homosexuales”, dijo Montiel.

La funcionaria, además, hizo un llamado al Poder Judicial a entender que la discriminación es un delito, y que los jueces deben poner énfasis en este tipo de crímenes. Exhortó a las instituciones señaladas a realizar labores de sensibilización hacia sus funcionarios, con el fin de mejorar la atención y servicio hacia las personas de la diversidad sexual.