•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una llamada telefónica al celular de Kenneth Javier Muñoz Palma, hecha por María del Socorro Manzanares Dávila el pasado mes de julio, poniéndole en conocimiento de que su pareja, Bayardo Manzanares López, le era infiel con Belkis Muñoz Hernández, fue el detonante que exacerbó los celos del primero, que desembocaron en un femicidio la madrugada del pasado sábado.

Así lo indica el cuarto párrafo de la acusación que presentó la Fiscalía este miércoles en el Juzgado Primero Distrito Especializado en Violencia contra las Mujeres, contra Kenneth Muñoz Palma, Oscar Martínez Lezama y Rodolfo Cubillo Sánchez, acusados por el femicidio perpetrado contra Muñoz Hernández.

En la acusación fiscal también se indica que Muñoz Palma, tras recibir la llamada telefónica de Manzanares Dávila, arreció las amenazas y reclamos contra la víctima (Belkis Muñoz Palma).

La relación de pareja entre la víctima y Kenneth Javier Muñoz comenzó a deteriorarse cuando la joven ingeniera aceptó trabajar en la cervecería como bodeguera, contra la voluntad de su excónyuge, según la acusación.

Los pleitos obligaron a Belkis a separarse de su pareja, pero él siguió asediándola, llamándola a su celular con mensajes amenazantes, como: “Si no regresás conmigo tampoco tendrás hombre, porque yo te voy a matar”, refiere la acusación fiscal.

Vigilada y perseguida

En la acusación de cuatro páginas, se asegura que Kenneth Muñoz, semanas antes de cometer el crimen, con la participación de Óscar Martínez Lezama y Rodolfo Cubillo Sánchez, contrató los servicios del taxista Rolando Javier Dolmus, a quien pagaría 500 córdobas por cada viaje.

Según lo propuesto al taxista por el hombre acusado de planear, financiar y ejecutar el crimen de su expareja, este debía estar con él a la hora que Belkis Muñoz saliera de su trabajo para seguirla.

Las dos primeras veces que la víctima fue seguida y vigilada por Muñoz Palma, ella (Belkis Muñoz) se bajó del microbús del recorrido frente al lugar donde alquilaba un cuarto, pero en la tercera ocasión lo hizo frente a la farmacia “Kenny”, en el Mercado “Roberto Huembes”, donde se saludó con un hombre que, según la Fiscalía, era amigo y consejero matrimonial de la víctima y del victimario.

Luego, Belkis abordó la motocicleta conducida por el consejero matrimonial, por lo que Muñoz Palma ordenó al taxista seguirlos, llegando hasta el sector de los Nacatamales Nicarao, donde aparentemente la pareja discutió.

En la acusación, la Fiscalía no incluye entre los imputados a quien vendió en C$3,000 la pistola Unique calibre 32 serie 05432 a Muñoz Palma, utilizada por Rodolfo Cubillo --uno de los acusados-- para quitarle la vida de un impacto de bala en la cabeza a Belkis Muñoz, la madrugada del pasado sábado.

En el escrito acusatorio del Ministerio Público, tampoco se hace mención cómo los imputados se deshicieron del arma homicida, la que aparentemente después vendieron a otra persona aún no identificada.

Por los hechos antes narrados a petición de la fiscal auxiliar, Eyra Jirón, la jueza Primero Distrito Especializado en Violencia contra las Mujeres, María Fabiola Betancourt, ordenó la prisión preventiva para los tres acusados y audiencia inicial para el próximo 31 de octubre a las 11:30 am.

La judicial de género también ordenó que los tres reos sean examinados por un médico forense, y en el caso de Kenneth Muñoz Palma, que sea examinado por un psicólogo de Medicina Legal.