•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tras una exhaustiva inspección realizada la mañana de ayer en el municipio de Nandaime, en Granada, el Comité Municipal de Prevención, Mitigación y Atención a Desastres (Comupred), estimó que unas 700 personas sufrieron alguna afectación a causa del torrencial aguacero que cayó al mediodía del miércoles.

La delegación --presidida por el alcalde, Róger Acevedo Chavarría-- concluyó que estas personas habitan en los barrios: “Arlen Siú”, El Porvenir, “Óscar Turcios”, “Jonathan González”, Valle Menier, Monte Carmelo, Quinta Catalina, El Micón y Las Breñas (en sus tres etapas), donde hubo anegación en alrededor de 136 viviendas.

“La lluvia nos hizo pasar un gran susto, se inundaron las calles, la Carretera Panamericana y las viviendas. El aguacero se pasó llevando los bienes de estas familias, y muchos electrodomésticos y colchones quedaron dañados, el lugar más afectado es El Micón (23 casas) y Las Breñas número uno (22 casas), sin embargo, afortunadamente, no hubo pérdidas humanas”, dijo.

Cuantiosos daños

Precisamente en una humilde vivienda del barrio “Arlen Siú” encontramos a doña María Auxiliadora Gaitán, cuando observaba el desastre causado por la naturaleza. “Una lluvia que empezó a las 11 de la mañana y terminó hasta en la tarde. Se metió en las casas y arruinó las camas, los colchones, y casi se me lleva la cocinita. El agua nos llegaba arriba de las rodillas”, manifestó, tras añadir que esta ha sido la mayor afectación causada por la lluvia en los 36 años que tiene de habitar el barrio.

En la zona quedaron plantas arruinadas, letrinas rebasadas, adoquines levantados, socavamiento de tierra y hasta animales desaparecidos, como le ocurrió a doña Margarita Quintana. “La fuerte corriente se me llevó dos cerdos, medio quintal de arroz y los trastes de mi cocina. Fue un gran desastre”, lamentó.

Y aunque ayer la lluvia de los últimos días dio un respiro a los nandaimeños, un contingente del IV Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua y la Defensa Civil permanecían alerta a cualquier emergencia.