•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los familiares de Marcos Antonio Castillo Cajina, asesinado el sábado pasado por un oficial de la Policía, recibieron ayer a la directora de esta institución, primera comisionada Aminta Granera.

Acompañada de un nutrido dispositivo policial, Granera se presentó a eso de las cuatro de la tarde en la casa de los padres de Castillo, en el barrio Santa Rosa, para presentar sus condolencias.

Tras reunirse en privado con la madre, padre y hermanos del fallecido, ante la vista de curiosos, vecinos y medios de comunicación, Granera declaró que cuando se enteró del suceso se sintió “conmovida” y “avergonzada”.

“Al enterarme del hecho me sentí conmovida, avergonzada, y he pedido públicamente perdón a la familia. Quise venir desde el primer momento a visitarlos, a dar nuestras condolencias, y esta tarde he querido hacerlo”, dijo la jefa policial a los medios de comunicación, aún dentro de la casa de Argentina Cajina, la madre de Marcos Antonio Castillo, quien agradeció la presencia de Granera.

“Hemos estado hablando de cómo vamos a hacer para que hechos como estos no se vuelvan a repetir”, agregó Granera.

Segundo caso

Este es el segundo caso en el año, de policías que matan a motociclistas tras darles persecución por no portar cascos, o por no hacer caso a las señales de detención. En julio pasado, el oficial Eddy Saúl López Martínez les disparó a Izacar Elías Carvajal Pont, de 20 años, y a Jorge Ulises Oporta Pérez, de 17, a la altura del kilómetro seis y medio de la Carretera Norte.

Consultada al respecto, Granera dijo: “Son dos casos en el año, yo te digo, son 15,000 hombres y mujeres que realizan más de 5 millones de actuaciones en el año, dos casos en medio de 5 millones de actuaciones en el año. Creo que sería injusto y antiético generalizar”.

En nombre de la familia, Scarleth Cajina, hermana de Marcos Antonio, agradeció a Granera por la visita.

“Como familia nosotros no hemos generalizado, no hemos dicho que la Policía es una asesina, aunque mucha gente está hablando mal de ellos”, expresó Cajina. La hermana del fallecido mostró fotografías del exoficial Luis Escobar Urbina, acusado por el asesinato de Marcos Antonio, donde se le ve tomando licor y en situaciones “incorrectas para un oficial”.

“Esta, en cambio, es la fotografía tomada 17 horas antes de que lo mataran. Mi hermano estaba haciendo la piñata por los seis años de su niño. Quiero enseñar los dos tipos de vida”, insistió Cajina.

Según la acusación de la Fiscalía, además de disparar, los policías Luis Escobar Urbina y Jorge Javier Sánchez, impidieron y amenazaron con llevar a la cárcel a quienes intentaron auxiliar y llevar a la víctima al hospital.