•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Lo que hacemos, lo decimos, y lo que decimos, lo hacemos”, fue la respuesta que dio jefe del Ejército, general Julio César Avilés, al ser consultado sobre la denuncia que interpuso ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, el teniente primero Luis Reynaldo Guzmán, sobre supuestos abusos y amenazas de esa institución hacia su persona.

Guzmán denunció que oficiales de rango superior violaron sus derechos humanos al sobrepasar el tiempo establecido para mantenerlo encarcelado, amenazarlo de muerte y mantenerlo en condiciones infrahumanas, todo, según él, por obligarlo a aceptar su supuesto liderazgo de una banda del crimen organizado.

Pero Avilés informó que existe un proceso investigativo contra Guzmán porque fue mencionado por un sujeto de cometer actividades ilícitas.

“Quiero dejar claro que él no está siendo acusado por actividades vinculadas al narcotráfico, sino que está siendo investigado porque el sujeto que lo mencionó, señaló que Guzmán estaba en contacto con él, pero no es porque se le acuse de estar liderando alguna banda de narcotraficantes”, especificó Avilés.

Ayer, familiares de Guzmán se presentaron nuevamente a la CPDH a denunciar que este fue detenido otra vez. Una comisión de este organismo junto a familiares del soldado se presentaron, en horas de la tarde, a la Comandancia General del Ejército, en busca de información sobre su paradero, pero no fueron recibidos.

“Él conoce las reglas y sabe perfectamente que está bajo el fuero militar, de hecho nos están comunicando que hoy él llamo a las oficinas de auditoría militar, y dijo que quería presentarse para seguir en su proceso, y, según él, deslindar responsabilidades sobre su nexo con este sujeto que lo mencionó”, ripostó Avilés.

El jefe militar refirió que no ha habido ninguna tortura, y que el teniente primero estaba detenido en una celda preventiva donde no lo tenían encadenado ni amarrado, y por esas razones es que el jueves se logró fugar. “Por ello de inmediato la Policía Militar lo mandó a capturar, porque así debe procederse”, explicó.

Otra denuncia

Por otro lado, Daysi Ruiz denunció ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, que el teniente Moisés Larios, jefe de Secretaría de la Policía del Distrito Uno, se encuentra en libertad a pesar de haber sido condenado por un juez por la muerte de su hermano, Juan José Martínez Ruiz, de 37 años.

Martínez Ruiz relató que el teniente Larios golpeó a su hermano en la cabeza con la cacha de una pistola, el 24 de agosto de 2010, en la Colonia “Máximo Jerez”. “Ese día, tres personas agredieron al policía y lo tumbaron al suelo, él se incorpora y les dispara a los maleantes, quienes huyeron, pero como mi hermano está bien borracho en media calle, el policía se voltea y le da un golpe en la cabeza con la cacha de la pistola y lo manda al hospital”, recordó Martínez.

El Nuevo Diario llamó al jefe de Relaciones Públicas de la Policía, comisionado mayor Fernando Borge, para conocer la versión de la institución sobre esta denuncia, pero se limitó a decir que “estamos analizando el caso”.