•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cumpliendo con una orden judicial, la Policía Nacional puso bajo arresto en la Dirección de Auxilio Judicial Nacional, DAJ, al teniente Moisés Larios, declarado culpable por la muerte de Juan José Martínez Ruiz, ocurrida la madrugada del 24 de agosto de 2010.

“Como Policía seremos respetuosos de la decisión judicial, y una vez notificada --la sentencia-- haremos lo que tiene ver con la institución policial”, dijo ayer en comparecencia de prensa el inspector general de la institución, comisionado general Juan Ramón Grádiz.

El jefe policial manifestó que Larios será presentado mañana lunes en el Juzgado Distrito Penal de Juicio de la capital, ante el juez Rolando Morán Pozo, para que le sea notificada la sentencia condenatoria.

El jefe policial fue enfático en señalar que los hechos por los cuales el teniente Moisés Larios fue juzgado, son distintos al caso en el cual la directora de la Policía, Primera Comisionada, Aminta Granera pidió disculpas a la familia doliente “por una actuación policial distinta e incorrecta”.

Los hechos referidos por el comisionado general Grádiz están relacionados con el crimen perpetrado en contra del motociclista Marcos Antonio Cajina Castillo, por el cual son procesados los patrulleros Luis Escobar Urbina y Jorge Javier Sánchez.

Legítima defensa

De acuerdo a las investigaciones hechas por la Policía, el teniente Larios la madrugada del 24 de agosto de 2010 golpeó en la cabeza con la cacha de su pistola a Martínez Ruiz, en un acto de legítima defensa.

Como resultado de los golpes en la cabeza, el civil murió dos días después en un hospital de la capital, hecho que lamentó Grádiz, pero insistió que el teniente Larios accionó ante un intento de robo por parte de cuatro sujetos entre los que estaba la víctima.

“Los cuatro sujetos --estaban asaltando al teniente Larios-- a quien botaron de la motocicleta, y cuando se aproximaron a él entonces el teniente realizó disparos preventivos haciendo huir a tres de sus atacantes, pero uno de ellos, --Martínez Ruiz-- intentó agredirlo con una botella, por lo que se defendió golpeándolo en la cabeza con la cacha de la pistola”, explicó Grádiz.

Parte del riesgo profesional

En declaraciones a El Nuevo Diario, el inspector general de la Policía, comisionado general, Juan Ramón Grádiz, dijo que los policías, por las características de su trabajo, están expuestos a una agresión, perder la vida o lesionar o privar de la vida a una persona.

“Esto es parte del riesgo que se corre en esta noble y digna profesión”, manifestó el comisionado general Grádiz, refiriéndose a lo sucedido con el teniente Larios, agregando que en este año, ocho policías han entregado su vida en cumplimiento del deber.