•  |
  •  |
  • END

Un fuerte grupo de pobladores sitió las instalaciones de la Policía Nacional en el municipio de La Paz Centro, exigiendo les entregaran a un policía de apellido Cano, señalado como el autor de los disparos que mataron la mañana de ayer domingo al adolescente Luis Ángel Miranda Salgado.

Morteros y piedras
Los enardecidos manifestantes dispararon morteros caseros contra la delegación policial y lanzaron piedras que destruyeron los ventanales del edificio, exigiendo les entregaran al policía para hacer justicia por su propia mano.

“Queremos que nos lo entreguen para ajusticiarlo”, gritaban los manifestantes, que primero eran un pequeño grupo, pero después, cuando se regó la noticia del crimen, se fueron sumando hasta alcanzar unas 200 personas. Estudiantes que dejaron a un lado el desfile, vecinos y amigos de la familia doliente, se solidarizaron exigiendo justicia.

Imposible resultó para el comisionado mayor Douglas Zeledón, jefe de la Policía de León, poder calmar a los enardecidos manifestantes. La situación era tal, que después de las bolsas de agua que los manifestantes lanzaron contra los jefes policiales, siguieron las piedras y trozos de concreto que destruyeron los ventanales de vidrio, pero luego continuaron los morteros disparados por jóvenes, los cuales impactaron contra la unidad.

A pesar de la fuerte tensión generada por los manifestantes, los jefes policiales intentaron resolver la situación evitando el uso de las fuerzas antimotines. La situación se mantuvo hasta en horas de la tarde, cuando llegó al municipio el comisionado general Horacio Rocha, para orientar las investigaciones del crimen.

Disparos por la espalda
Quizás el adolescente Miranda Salgado ni cuenta se dio por qué le dispararon. Una tía que estaba a pocos metros de donde ocurrió el crimen, relató que su sobrino llegó a la casa ubicada en el barrio “Raúl Cabezas” y estaba acomodando la bicicleta en un árbol, cuando vio que los policías llegaron violentamente en una patrulla con el código 270 y se metieron al patio de la vivienda, realizando los disparos sin mediar ninguna palabra.

“Él estaba de espaldas cuando dispararon”, relató Cruz Vargas, tía de la víctima, quien relató que después de los disparos, tres policías arrastraron a su sobrino, quien se quejaba del dolor. “Lo tiraron a la patrulla, le pusieron las botas sobre el cuello y se lo llevaron”, relató.

Rosaura Marisol Méndez Salgado, hermana de Luis Ángel por parte de madre, relató que su hermano salió en la bicicleta a visitar a unos familiares, pero cruzó un reten policial que impedía el tráfico en el perímetro donde se realizaba el desfile de los centros de estudios en ocasión de las Fiestas Patrias.

“Ellos se metieron a la casa y no les importó que había varios niños, hicieron los disparos y lo mataron”, dijo entre sollozos la joven Méndez Salgado.

Granera promete justicia
La Directora General de la Policía Nacional, Primer Comisionada Aminta Granera, ordenó una profunda investigación de los hechos, y prometió aplicar la justicia con todo su rigor contra el agente policial que resulte responsable por la muerte de Miranda Salgado, de 14 años.

La comisionada Granera, quien se encuentra en Estados Unidos, ordenó al Comisionado General Horacio Rocha, Subdirector de la Policía, ponerse a la cabeza de las investigaciones del crimen y ser trasmisor a la familia de la víctima del mensaje de indignación de la institución policial por el hecho de sangre que enlutó al municipio paceño.

“La institución y la directora general están consternadas por esta situación”, afirmó la Comisionada Mayor Vilma Reyes, Directora de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, al informar sobre la comunicación que mantiene la jefa policial para conocer los hechos que oscurecieron las fiestas patrias en La Paz Centro la mañana de ayer, 14 de septiembre.

La Comisionada Mayor Reyes detalló que son tres los policías investigados por el crimen, pero que fue sólo uno el que realizó los disparos. Relató que la Dirección de Auxilio Judicial Nacional retomó las investigaciones “para garantizar imparcialidad y transparencia”.

Todo en calma
Reyes aclaró que en horas de la tarde la situación se había calmado en La Paz Centro, y que los daños eran sólo materiales, “no hay policías lesionados”. Detalló que los ventanales del edificio fueron rotos y una pedrada dañó una computadora que estaba en una oficina.