• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Para el jurista Ramón Rojas Méndez, jefe del staff de abogados que defiende a los 18 mexicanos acusados de narcotráfico --cuyo juicio inicia hoy--, es irrelevante establecer en el juicio el supuesto vínculo laboral entre sus representados y la empresa Televisa.

“No es sustancial establecer --en el juicio-- si son empleados de Televisa o no, porque en la acusación ninguno del grupo de 18 acusados aparece como empleado o como socio”, señaló Rojas Méndez.

Preguntado Rojas Méndez si establecer el presunto vínculo laboral de los 18 extranjeros con Televisa les ayudaría a desvirtuar la autoría del delito de crimen organizado que les imputa la Fiscalía, el experimentado abogado consideró que también eso sería irrelevante.

Para el jefe de los defensores de los 18 mexicanos, lo más importante es desvirtuar que sus representados son coautores del delito de transporte de droga, como asegura el Ministerio Público en la ampliación de la acusación presentada contra los foráneos.

Los 18 mexicanos que develaron la fragilidad en las fronteras del istmo, recorriéndolo desde 2008 a bordo de camionetas tipo Van, bajo la fachada de Televisa, serán juzgados a partir de hoy en un maratónico juicio que durará no menos de tres días.

12 testigos

Doce testigos serán presentados por la Fiscalía, institución que pretende probar que los mexicanos detenidos el 23 de agosto, luego de que el gigante televisivo azteca negó que pertenezcan a su planilla, cometieron los delitos de crimen organizado, lavado de dinero y tráfico internacional de estupefacientes.

Los seis abogados defensores intentarán, por su parte, botar los alegatos que presentará el Ministerio Público para probar que los mexicanos cometieron el delito de transporte internacional de estupefacientes.

Cinco días después de su detención y acusación por lavado de dinero y crimen organizado, los defensores anunciaron que los 18 mexicanos iban a declararse culpables con el fin de buscar una pena mínima.

Sin embargo, cambiaron de seña cuando la Fiscalía solicitó ampliar la acusación e incluir en esta el delito de transporte internacional de estupefacientes, bajo el argumento de que los peritos encontraron trazas de cocaína en los compartimentos ocultos de cuatro de las camionetas Chevrolet, tipo Van, donde se transportaban (las placas 886-XCR, 444XCJ, 571XXD y 848XBG).

Durante la audiencia inicial, el defensor Ricardo Martínez sostuvo que el Ministerio Público “pretende convertir un delito de tipo administrativo aduanero, en uno de tipo penal”, desechando luego las pruebas con las que cuenta la Fiscalía.

“Solo son informes, recibos de ocupación, actas de detención. Si bien es cierto, es amplio, este intercambio de pruebas es subjetivo y especulativo. Que traiga pruebas de verdad”, agregó Martínez.

Presencia de abogados de Televisa

El jefe del equipo de abogados defensores, Ramón Rojas Méndez, también restó importancia al hecho que el juez Edgard Altamirano López haya autorizado que en el juicio puedan estar como observadores dos abogados nicaragüenses en representación de Televisa.

Rojas también consideró irrelevante el hecho de que el gobierno haya repartido los US$9.2 millones que incautó a los clientes de su oficina legal antes de producirse un eventual fallo de culpabilidad por lavado de dinero.

“La verdad, que introducir (al país) dinero en cantidad superior a los U$10,000 es algo que tiene una doble sanción. La primera es administrativa, que consiste en la incautación del dinero por parte del director de Aduanas, y la segunda es jurisdiccional, que es la libertad, y la que se va dirimir en el juicio”, explicó Rojas Méndez.

Faltando pocas horas para que inicie el juicio contra los 18 mexicanos, previsto a arrancar hoy a las 1:00 pm, ningún familiar de los extranjeros ha comunicado o expresado que estará en esta parte decisiva del proceso judicial, dijo Rojas Méndez.

La Reina de las Van

A eso de las 10:00 am del 20 de agosto de este año, una mujer identificada con el pasaporte mexicano 08400011472, de nombre Raquel Alatorre Correa, realizaba las diligencias de 17 hombres que la acompañaban en el puesto fronterizo con Honduras, Las Manos. Vestía camisa blanca tipo polo, y sobre esta una chaqueta caqui que tenía serigrafiados los logos de Televisa.

Igual que ella, los otros 17 llevaban una chaqueta que los identificaba como miembros del gigante televisivo.

Según la acusación de la Fiscalía, debido a información de inteligencia, los mexicanos fueron requeridos por los policías. Fueron entrevistados y se contradijeron entre sí. Unos dijeron que venían a investigar algo sobre lavado de dinero, otros que iban a Costa Rica a realizar una investigación a las tiendas Walmart, y los restantes expresaron que buscaban información sobre instituciones de Nicaragua.

Los mexicanos ingresaban como turistas y llamaban “licenciada” a Alatorre Correa. Un día después de su entrada se hospedaron en el hotel capitalino Holiday Inn, vigilados por las autoridades policiales y migratorias.

Fue hasta el jueves 23, cuando a través de una comunicación diplomática, la embajada de México en Managua confirmó, basada en información proporcionada por Televisa, que los 18 no laboran para ese emporio.

El caso ha puesto en evidencia las debilidades fronterizas en los países centroamericanos. Según la Dirección General de Migración y Extranjería de Costa Rica, Alatorre Correa --que según fuentes mexicanas en realidad se llama Juana Raquel Alvarado Torres-- ha salido y entrado por Peñas Blancas en 34 ocasiones, entre enero de 2008 y junio de este año.

Los reportes migratorios solicitados por el diario costarricense La Nación, indican que 12 de los 18 acusados por lavado de dinero y crimen organizado han estado en esa nación en los últimos años.

En tanto, documentos de la Dirección General de Aduanas de Costa Rica solicitados por el diario La Nación, indican que entre abril de 2010 y junio de este año, al menos en cuatro ocasiones, tres de los seis vehículos donde viajaban los mexicanos, circularon juntos hasta llegar a Peñas Blancas.