•   San Cristobal Cucho, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

Ver galería de fotos

El cadáver de un hombre rescatado abrazado a los cuerpos de sus hijos, diez ataúdes de una misma familia en línea, una aldea en llanto. Tres imágenes atroces que pintan a San Cristóbal Cucho a 24 horas del terremoto que azotó Guatemala.

Los Vásquez (matrimonio, seis hijos, dos sobrinos) encontraron la muerte juntos, fueron enterrados vivos en una cantera de donde obtenían materiales para hacer bloques de construcción.

Los rescatistas más curtidos rompieron en lágrimas al encontrar el cadáver del padre abrazado a sus hijos, tratando en vano y hasta el final de protegerlos.

“Justo, mi hermano, se murió. Su mujer Ofelia se murió, y su seis hijos. Y murió mi hijo también (...) él (Justo) abrazó a sus hijitos.

Así fue como los encontraron. Todos los vecinos llegaron a rescatar, a sacarlos uno por uno. Todavía (estaban) calentitos” relató a la AFP Rómulo Vásquez.

Este poblado es uno de los más golpeados por el terremoto que dejó al menos 52 muertos, una veintena de desaparecidos y un centenar y medio de heridos.

El terremoto de 7.4 grados y con epicentro bajo el océano Pacífico golpeó en especial la empobrecida y montañosa zona del occidente guatemalteco, donde la mayoría de las víctimas murieron al derrumbarse sus casas de adobe (lodo seco y paja) o por caídas de toneladas de rocas y tierra de los cerros.

La casa que habitaban los Vásquez está sobre la calle principal de San Cristóbal Cucho. Imposible no ubicarla, ya que a decenas de metros se escuchan los llantos desgarradores de familiares y vecinos.

El miércoles, Justo, Ofelia, sus seis hijos de 3 a 14 años y dos sobrinos estaban trabajando todos juntos en la cantera. Poco después de las diez y media de la mañana la tierra comenzó a temblar, y desde los cerros cayeron rocas y tierra que los enterraron vivos. Todo el pueblo corrió al lugar, pero fue en vano.

Un pueblo de luto

“El pueblo está de luto porque se ha ido una familia entera por la naturaleza que Dios nos ha dado. ¿Qué podemos hacer?”, dijo el alcalde Pedro Cardona.

Este jueves temprano, cuando la bruma otoñal de la montaña todavía cubría esta aldea rodeada de volcanes, los vecinos, frustrados por su fracaso en el rescate del miércoles, fueron al velatorio de los Vásquez.

En el patio de la casa, un grupo de mujeres con vestimentas tradicionales mayas cuidaban las marmitas donde se preparaba una sopa y café para tratar de reconfortar a los dolientes, mientras un grupo de niños, ajenos al drama, correteaban por el sitio.

Los vecinos ingresan uno a uno a la pieza donde están colocados muy juntos los 10 féretros, mientras en un rincón, una mujer mayor, con un rostro surcado por tantas arrugas que hace imposible siquiera tratar de adivinar su edad, llora bajo un gran crucifijo.

“Yo estaba trabajando en un cafetería cuando fue ese temblor tan fuerte. Y hay temor de que habrá más temblores”, dijo aún bajo conmoción Gabino Calavilax, otro vecino del pueblo.

Muchas de las casas de la aldea fueron destruidas. Los escombros en la calle obligan a los vehículos a zigzaguear a poca velocidad, por ejemplo, frente a la casa de Víctor Domínguez, cuyos muros están cruzados de fisuras y seguramente imposibles de reparar.

“Queremos alguna ayuda, si se puede. Nosotros somos pura ‘mano dura’”, asegura Domínguez, recordando el lema de campaña que llevó hace un año al poder al actual presidente Otto Pérez.

Afuera, sus hijos luchan por sacar los escombros. A lo lejos, los llantos, como una baliza desgarradora, siguen señalando la ubicación del velorio de los Vásquez.

En estado de calamidad

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, declaró ayer el “estado de calamidad pública” en cuatro departamentos del noroeste del país, devastados el miércoles por el terremoto de magnitud 7.2, que deja un saldo preliminar de 52 muertos y 22 desaparecidos.

Pérez Molina explicó en rueda de prensa ofrecida en la sede de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) que el “estado de calamidad pública” tendrá una vigencia de 30 días en los departamentos de San Marcos, Quiché Quetzaltenango y Huehuetenango, los más afectados por el fuerte sismo.

El “estado de calamidad pública”, que prohíbe las concentraciones, espectáculos públicos, el porte de armas y limita la libre circulación, permitirá al Gobierno atender con más rapidez la emergencia, precisó el mandatario.

Pérez detalló que, según el último reporte oficial de las autoridades de Protección Civil, el terremoto ha dejado un saldo preliminar de 52 muertos, 22 desaparecidos y 200 heridos, el 80% de los cuales ya fue dado de alta por los servicios sanitarios.

Según estadísticas oficiales, más de 1.2 millones de personas de ocho departamentos del altiplano occidental de Guatemala resultaron afectadas al interrumpirse los servicios de energía, agua potable, comunicación y transporte, aunque la mayoría ya está restablecido.

Otros 6.6 millones de habitantes de esas regiones están en riesgo debido a las 60 réplicas de magnitudes de entre 3.5 y 4.9 en la escala de Richter, que se han registrado desde la mañana del miércoles cuando ocurrió el terremoto.

Eddy Sánchez, Director del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología, dijo a los periodistas que las réplicas “son positivas” para el proceso de “liberación de energía” de las falla sísmica que provocó el terremoto.

El experto precisó que se prevé que “durante los próximos días y semanas” se mantenga una actividad sísmica moderada, conforme se termina de liberar la energía, “hasta que el área epicentral llegue a su estado de reposo”.

Hasta hoy, según Pérez Molina, se encuentran damnificadas 5,251 personas, otras 2,966 fueron evacuadas de sus casas, y de ellas solo 762 se encuentran en albergues temporales.

Nicas a salvo de terremoto

El embajador de Nicaragua en Guatemala, Silvio Mora, informó que en el terremoto ocurrido en Guatemala no se registra, hasta el momento, ningún nicaragüense fallecido.

También comentó que la Selección de Nicaragua en la categoría infantil que esta semana se encuentra en el vecino país centroamericano participando en el Campeonato Serie de las Américas, no tuvo ninguna afectación por el evento sísmico, y que regresarán victoriosos el domingo próximo.

Sin rastro de pescadores

El embajador nicaragüense en Guatemala informó, además, que tras la confusa información que emitió la primera dama Rosario Murillo, sobre la supuesta aparición de los pescadores, no ha habido ningún dato nuevo.

Murillo dijo el pasado martes que el Gobierno de Nicaragua había sido informado por Guatemala sobre el hallazgo de los desaparecidos en una isla del departamento de San Marcos, lo cual fue desmentido ese mismo día.

“Nos dijeron primero que allí estaban nuestros hermanos, lo comunicamos con alegría el pueblo de Nicaragua, con agradecimiento a Dios Nuestro Señor y a las autoridades que habían participado, que siguen participando en esta búsqueda, pero lamentablemente, como dice el mismo don Alejandro Maldonado, ahora se nos dice que ya no están allí. Yo me siento muy triste por tener que trasladar esta información”, habría dicho Murillo a través de un medio oficialista.

Los pescadores extraviados partieron el 30 de octubre en la lancha “Galilea II”, verde, y con un motor de 75 caballos de fuerza. Los desaparecidos son Ricardo Mendieta, de 37 años (capitán de la embarcación); su hermano Israel Mendieta, de 40 años; Arlen Mojica Casco, de 34, y Giovanni Molina, de 30 años.

Desde el pasado fin de semana, una exploración vía marítima que se extendió a lo largo de 600 millas náuticas cuadradas (600 millas hacia cada punto cardinal), se sumó a la búsqueda de los desaparecidos. En esta misión participaron medios de la Fuerza Naval y dos aviones de la Fuerza Aérea para rastrear todo el litoral.

También han participado infructuosamente con recursos propios, la Alcaldía de San Rafael del Sur y algunos familiares de los desaparecidos.

“Rosario dijo que ante la posibilidad de que estuvieran en Guatemala, Nicaragua a través de su cancillería, el embajador Silvio Mora, el Sinapred y las demás instituciones, han estado en contacto con las autoridades de ese país, abocados a recopilar toda la información disponible”, informó un medio gubernamental.