• Masaya, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Coloridos trajes satinados, máscaras de cedazo que ocultan rostros masculinos, y el incansable sonar de las marimbas, dieron vida ayer domingo al tradicional Baile de Negras, que cada año y desde hace varias décadas celebran los masayas en honor a su patrono San Jerónimo.

Como marca la tradición desde la década de 1950, el segundo domingo de noviembre Masaya fue una completa fiesta.

Según la versión de Eliseo Ramírez, director de la Casa de la Cultura de Masaya, esta danza tiene sus orígenes en los tiempos en que las mozas de raza negra llegaban a esta ciudad para participar en los bailes de marimba en honor a San Jerónimo.

“Ellas vestían trajes coloridos elaborados con llamativas telas satinadas, y hacían pareja con personas autóctonas de Masaya”, mencionó Ramírez.

Pero luego las negras no volvieron y los hombres comenzaron a sustituirlas, imitando el galanteo de los españoles, y como burla comenzaron a disfrazarse, dando origen a esta danza.

Actualmente, el Baile de Negras se ejecuta entre hombres, cuyos rostros se ocultan con máscaras, uno de ellos luce un bello vestido, con accesorios, y danza con un toque de elegancia.

“El hecho de que se vistan de mujer no significa que sean personas con distintas inclinaciones sexuales. En la época del matriarcado, en Masaya se hacía lo que decían nuestras abuelitas y madres”, indicó Ramírez.

En el Baile de Negras se destacan vestuarios inspirados en gitanos, húngaros, marineros, toreros, hawaianos, andaluces, y hasta de la época del charlestón. En la mujer, se observa cómo con sus dedos de la mano izquierda levanta la falda, mientras con la otra mano mueve de forma elegante el abanico.

Los grupos de danza son recibidos en las viviendas de los masayas, donde se lucen con sus coreografías, y como gesto de agrado los anfitriones reparten comidas y bebidas a los presentes.

Esta actividad, llena de tradición y riqueza cultural, arrancó ayer por la mañana y recorrió las principales calles de Masaya hasta llegar a la iglesia San Jerónimo.