• |
  • |

El gabinete económico nicaragüense, dirigido por el titular del Banco Central de Nicaragua, BCN, Alberto Guevara, comenzará este lunes las negociaciones con una misión del Fondo Monetario Internacional, FMI, con el propósito de formular y de aprobar posteriormente un nuevo programa económico, que dé continuidad al último programa que expiró en diciembre de 2011.

Economistas y líderes empresariales consultados por El Nuevo Diario coincidieron en que la agenda bilateral contendrá temas sensibles como la nueva Ley Tributaria, una reforma a la Ley de Seguridad Social y la revisión de la política de subsidios al sector energético.

Por otra parte, reconocieron que la delegación nicaragüense comenzará las pláticas con el organismo financiero multilateral, con un nuevo Sistema Nacional de Cuentas, referencia 2006, que calculó el Producto Interno Bruto, PIB, en US$9,300 millones, un 30% más de lo estimado, con una inflación proyectada para 2012 del 8% y un crecimiento económico del 4%, según el BCN.

El expresidente del BCN, Mario Arana, estimó que la negociación del quinto programa con el FMI podría concluir antes de finalizar 2013. El anterior acuerdo expiró en diciembre de 2011.

Arana agregó que el país lleva a su favor los resultados positivos de la evaluación que en mayo pasado hizo el FMI, en el marco de la consulta del artículo IV.

Otro punto a favor de Nicaragua son los buenos resultados del análisis ex post del Servicio de Crédito Ampliado, que reconoció los logros alcanzados por este país en materia de estabilidad macroeconómica y financiera.

“Nicaragua está en una situación fiscal muy estable, diferente a otras ocasiones. Podemos esperar un tipo de programa distinto, que implique otras facilidades que el Fondo Monetario (Internacional) tiene, podría ser que sea un acuerdo que no requiera necesariamente desembolsos de recursos como en las magnitudes vistas anteriormente, sino tal vez una especie de disponibilidad de recursos en casos que se requieran”, apuntó Arana.

En su informe de mayo pasado, el equipo técnico del FMI que visitó el país señaló que la economía nicaragüense se ha recuperado fuertemente de la crisis financiera mundial de 2008-2009. Añadió que las tasas de inflación se han mantenido relativamente controladas, y que las cuentas fiscales han mejorado gracias a la reforma tributaria de 2009 y al mayor dinamismo de la actividad económica.

Por su parte, el economista René Vallecillo se mostró optimista sobre la evolución de las conversaciones entre ambas partes. “Nicaragua entra de forma positiva en estas negociaciones porque las cifras macroeconómicas son alentadoras, además, la revisión que se hizo con base en el artículo IV fueron muy positivas. Por otro lado, ya se presentó el Presupuesto General de la República y se está trabajando en la reforma tributaria, entonces creo que va a iniciar bien esa negociación”, indicó.

Un programa para atraer inversiones

Para el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, cualquier tipo de programa que se negocie con el FMI debe garantizar “el anclaje de la estabilidad macroeconómica” del país.

“Considerando estas variables, estaría creyendo que Nicaragua debería tener un programa para los tres primeros meses del año, y contribuya a tener un 2013 con un programa que nos ayude a seguir atrayendo inversión y teniendo crecimiento (económico)”, señaló Aguerri.

En materia fiscal, el presidente del Cosep no descartó que antes de que concluya la actual legislatura se apruebe una nueva Ley Tributaria. En los próximos 15 días, adelantó, se podría presentar el anteproyecto referido a este tema, para que la Comisión Económica de la Asamblea Nacional proceda con las consultas establecidas en la ley.

Entre las reformas estructurales pendientes, destacó Arana, está la del seguro social. Sobre el tema se sugiere que sea sostenible a largo plazo, más allá del 2020, para ello se analizan diversas propuestas y opciones, entre ellas, aumentar de 60 a 65 años la edad de jubilación, y duplicar el número de cuotas para tener derecho a una pensión, que pasarían de 750 a 1,500 semanas.

En el campo energético, por sugerencia del FMI, el Gobierno deberá revisar la política de subsidios, para beneficiar al segmento poblacional que lo necesita.

En el caso de la nueva Ley Tributaria, el Gobierno nicaragüense ha dicho que pretende ampliar la base de contribuyentes, revisar la política de exoneraciones y disminuir la evasión fiscal.

“Si logramos un proyecto de concertación (tributaria), podemos cerrar una negociación energética de forma positiva entre la empresa distribuidora y el Gobierno antes que concluya el año, y así las condiciones estarán dadas con el tema de la solvencia del seguro social para los primeros meses del año”, manifestó Aguerri.

¿Quién encabeza la misión?

Hasta ayer, las autoridades no habían confirmado quién dirigirá la misión del FMI. Al respecto, cabe señalar que las últimas misiones técnicas del organismo multilateral han sido encabezadas por el brasileño Marcello Estevao.

Las autoridades nicaragüenses y la misión del FMI tienen previsto reunirse hoy, desde la 9:00 am en el edificio del BCN, según se ha informado.

En una entrevista concedida en octubre al semanario Confidencial, el representante del FMI en Nicaragua, Gabriel Di Bella, afirmó que este país puede seguir creciendo a tasas aproximadamente del 4%, aunque reconoció que “el problema es que el contexto internacional sigue siendo difícil”, refiriéndose a la crisis en la eurozona y el débil crecimiento en Estados Unidos.