• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Un juego de béisbol dominical terminó ayer en tragedia. Un enfrentamiento entre las barras de los equipos de San Isidro de la Cruz Verde y de Esquipulas dejó un saldo de una persona fallecida, dos heridos de gravedad y varios lesionados. El lugar de los hechos: el campo deportivo del “Anexo de Esquipulas”, en Managua.

De acuerdo con testigos consultados por El Nuevo Diario, el conflicto se originó cuando el árbitro “cantó la carrera de la vitoria” al equipo de San Isidro de la Cruz Verde, quienes se impusieron con un marcador de 7 carreras por 6 ante el conjunto de Esquipulas.

“Al parecer no les gustó que hayamos ganado. Cuando ya el equipo de San Isidro anotó la séptima carrera en el décimo inning (extra inning), comenzó la discusión entre las barras que se ubicaban en lado del jardín izquierdo”, dijo un jugador del equipo de San Isidro, quien prefirió no identificarse.

La riña, a varios metros del home plate, involucró a un buen número de fanáticos, quienes se agarraron con bates de madera, piedras y puñetazos, hasta que se escucharon tres dotaciones. Dos de los disparos penetraron en el pecho de José Manuel Vallecillo López, de 30 años, quien falleció en el acto.

Según testigos y familiares, la víctima pertenecía a la barra del equipo de San Isidro.

El tercer disparo “rozó” el lado derecho del cuello de Víctor Alexander Espinales Godínez, de 28 años, también de la misma barra, quien tuvo que ser trasladado al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, donde los médicos dijeron a END que está con pronóstico reservado.

Otro de los lesionados es José Ulises Aguilar, de 30 años, de la barra del equipo de Esquipulas, quien también fue trasladado al mismo centro asistencial por un trauma craneal, provocado por un golpe que recibió en la cabeza con un bate de madera.

Policía inicia investigación

Las autoridades del Distrito Cinco de Policía investigan el hecho para dar con el paradero del autor de los disparos, quien luego de matar a Vallecillo López, se dio a la fuga.

“Ahorita no tenemos muchos detalles, no les puedo decir nada, estamos llegando e iniciando las investigaciones”, refirió la comisionada Corania Salablanca, segunda jefa de la Quinta Delegación.

Sin embargo, de manera extraoficial se conoció que en las celdas preventivas de dicha delegación se encuentran detenidos dos familiares del presunto autor del crimen.

Víctima deja dos hijos en la orfandad

Por otra parte, Lorena Vallecillo, tía del fallecido, refirió que Vallecillo López dedicaba cada domingo a apoyar al equipo de San Isidro, en el que por mucho tiempo jugó, hasta el día de su muerte.

“Él (Vallecillo López) jugaba, y cuando no lo hacía, iba a apoyar al equipo, eso era todos los domingos. Él no se metía con nadie, era bien trabajador. Laboraba como conductor y mecánico del Colegio Centroamérica”, dijo la tía de la víctima.

Los restos mortales de Vallecillo López, quien deja a dos menores de edad en la orfandad, serán velados donde era su casa de habitación, en el barrio “Félix Pedro Chavarría”, en la comarca de San Isidro de la Cruz Verde, y será sepultado en el cementerio de esa misma localidad.