Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN
Mientras 32 trabajadores de la Clínica San Lucas serán lanzados al desempleo por la disposición gubernamental de acabar con las Clínicas Previsionales, una funcionaria del sistema de salud tiene el privilegio de contar con dos plazas y devengar dos salarios en el Estado, que juntos ascienden a 32 mil córdobas.

En el departamento de Río San Juan, donde hay desempleo galopante, ha causado indignación el privilegio del que goza la doctora Anabelle Espinales, en su carácter de amiga de la alcaldesa, doctora Marisol McRea, a quien la pareja presidencial le ha dado la potestad de poner y quitar.

La doctora Espinales se desempeña como especialista en ortopedia en el Hospital “Luis Felipe Moncada”, de San Carlos, donde se mantiene desde las 7:00 a.m. a las 12 del mediodía, devengando un salario de 17 mil córdobas, honorarios superiores a los de otros especialistas que cumplen jornadas más allá de las ocho horas y dispuestos a una llamada de emergencia.

La amiga de McRea también trabaja como inspectora médico en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), en horario de 1:00 p.m. a 5:00 p.m., donde supuestamente gana 14 mil córdobas. El salario no fue confirmado entre las autoridades del INSS, pero constatamos los servicios que presta Espinales en la delegación, incluso, estaba en compañía de la señora Imara McRea, del Poder Ciudadano.

Denuncias
EL NUEVO DIARIO cuenta con muchas denuncias de pacientes en el hospital que aseguran que la atención brindada por la ortopedista deja mucho que desear.

Una señora originaria de la comunidad Las Azucenas, que pidió omitir su nombre por temor a represalias en la consulta, mostró una pelota en un hueso carpiano, se quejó de padecer fuertes dolores y dijo que acude constantemente a las citas con la especialista, pero no le hace nada y tampoco la interviene quirúrgicamente. Otras denuncias son parecidas y dicen que los manda donde el doctor Esquivel. También aseguran que brinda consultas en el INSS.

Sobre el malestar que ha generado entre la población laboral la situación privilegiada de la doctora Espinales, el doctor Fernando Canales, Director del Sistema Local de Atención Integral a la Salud (Silais), dijo desconocer el caso, pero que no “es política del gobierno que un funcionario devengue dos salarios”.

Manifestó que nadie debe gozar de privilegios y que la doctora Espinales, como cualquier otro especialista, debe cumplir con sus ocho horas laborales, comprometiéndose a revisar el caso. “Yo entendí que había renunciado al INSS”, apuntó el doctor Canales.

No obstante, el director del Silais explicó que Espinales desde meses atrás no puede realizar cirugías por haber presentado una constancia girada por un especialista del Hospital “Antonio Lenín Fonseca” que la atiende, después de recibir una descarga eléctrica al manipular un equipo.

Entre los trabajadores del Sistema de Salud ha trascendido que la alcaldesa McRea busca cómo ubicar a su amiga en un cargo superior o en la Clínica Previsional que funcionará bajo la administración del Minsa.

Por su parte, Alexander Gómez, Secretario de Fetsalud, expresó que igualmente en el seno del sindicato revisarán el caso.