•  |
  •  |
  • END

La violencia intrafamiliar, que según las estadísticas produce la muerte de una mujer cada semana en el país, preocupa a diferentes sectores, razón por la cual el Ministerio Apostolar Centro Cristiano, de Bello Horizonte, realizó ayer una jornada de oración para que el problema se reduzca.

El reverendo Augusto César Marenco, de dicha institución religiosa, dijo que la jornada de oración la están llevando a cabo ante el incremento que está teniendo la violencia intrafamiliar en el país, y el temor de que pase a niveles similares a los que enfrentan otros países de Centroamérica.

Aseguró que en El Salvador, Honduras y Guatemala una mujer muere diariamente a causa de la violencia doméstica, y esa situación podría repetirse en Nicaragua en los próximos meses o años.

Afirmó que la Comisaría de la Mujer está trabajando en atacar el problema, se están abriendo más oficinas para atender a las mujeres, que son las víctimas de este tipo de violencia, pero que eso no basta.

Marenco mencionó varias causas por las cuales se ha venido incrementando la violencia intrafamiliar en el país, una de las cuales, según él, es la falta de Dios, la ausencia de la paz espiritual en el corazón de las personas violentas.

Agregó que la falta de empleo es otra de las razones que llevan al incremento de la violencia, porque se eleva el nivel de estrés en las personas, porque no pueden ayudar a sus hijos o se ven a afectados por problemas económicos.

El religioso señaló además que en el país existe una “invasión” de violencia a través de la nota roja en sus diferentes formas, además de los videojuegos utilizados por los niños, que en su mayoría tienen un alto contenido violento.

Entre las causas señaladas por Marenco también está la falta de afectividad de parte de las personas que caen en la violencia intrafamiliar, porque recibieron poco amor en la familia, lo que los lleva a experimentar una incapacidad de resolver los problemas de manera civilizada.

Dijo que dentro de los estudios del problema, se menciona que los hombres utilizan métodos al estilo antiguo, viéndose atrapados por la falta de sabiduría para resolver los conflictos.

Las drogas y el alcohol también son causas importantes del aumento de la violencia intrafamiliar, porque según Marenco, la gente está tomando cada vez más este tipo de sustancias y esto provoca serios problemas con características violentas.

Iglesias deben ayudar
El representante de la mencionada obra religiosa dijo que es una tarea de todas las iglesias y de otras instituciones, trabajar en tratar de resolver el problema de la violencia intrafamiliar.

“No deseo ver a una Nicaragua al estilo Guatemala en los próximos años”, subrayó.

Explicó que la jornada de oración que llevaron a cabo ayer, se hizo con el objetivo de que cese en el país la violencia doméstica, que afecta a gran parte de las mujeres del país.

Consideró que la violencia que se lleva a cabo contra las mujeres, se traduce luego en acciones contra los hijos y se va haciendo una cadena que va creciendo a límites incontrolables.

Señaló que la violencia intrafamiliar afecta la estabilidad de la relación familiar, el rendimiento académico de los hijos y las consecuencias se van extendiendo a la sociedad entera.

Hizo un llamado a las mujeres maltratadas a que denuncien los casos de violencia y que lo hagan a tiempo, antes de que se llegue a niveles de golpizas y en muchas ocasiones hasta la muerte.