Ary Pantoja
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente de la Comisión de la Paz, Defensa, Gobernación y Derechos Humanos de la Asamblea Nacional, Filiberto Jacinto Rodríguez, recibió ayer a las comunicadoras María Lidia Bermúdez Ordóñez y Jeniffer Ivonne Padilla Centeno, para conocer sobre el caso de despido y acoso laboral que ambas han denunciado, por parte del Rector de la Universidad Nacional Agraria, UNA,  Telémaco Talavera Siles.

El abogado Álvaro Leiva Sánchez, secretario de Asuntos Laborales y Derechos Humanos de la Federación de Trabajadores del Servicio Público, Fedetrasep, calificó de “cordial y armónico” el encuentro con el legislador, a quien expusieron el caso, en busca de una solución al problema planteado.

Leiva Sánchez entregó un escrito al diputado Rodríguez López, en el que señala, entre otras cosas, que el rector de la UNA ha hecho “una obstaculización al acceso al empleo, estabilidad y permanencia en el mismo, lo cual ha generado un daño laboral y psicológico” a las denunciantes.

Carta a Ortega

“Nos vamos satisfechos con la reunión”, dijo Leiva Sánchez, quien posteriormente enviará una carta en similares términos al Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, con copia a la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo Zambrana.

En el documento, Leiva Sánchez señala que tanto a Bermúdez como a Padilla Centeno se les han violado sus “derechos humanos como mujer trabajadora nicaragüense, consignados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la Organización de Naciones Unidas, y en la Convención Americana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos”.

“De tales circunstancias se le solicita su intervención a fin de poder mediar y poner fin a este conflicto del orden de violación a derechos humanos, que ha generado, a su vez, un conflicto penal, logrando el restablecimiento de la paz jurídica y la convivencia social armónica entre las partes”, finaliza el documento enviado por Leiva Sánchez.

Según Bermúdez, una comisión conformada por autoridades de la UNA la señaló de supuestamente haber sustraído documentos de la entidad, por lo que fue suspendida desde el pasado 27 de septiembre, pese a que no le han comprobado ninguna anomalía.