•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los trabajadores de la Alcaldía de Granada encargados de barrer las calles y otras áreas públicas, amanecieron ayer con los “brazos caídos” y sin intenciones de incorporase a sus puestos de trabajo, mientras el alcalde Eulogio Mejía Marenco no cancele una deuda de aproximadamente C$7 millones en concepto de salarios atrasados.

Los empleados permanecieron frente a la comuna levantando pancartas en las que llamaban al edil a “ponerse la mano en la conciencia” y reflexionar sobre las necesidades que ellos están atravesando.  

“Tenemos ocho semanas de no recibir nuestro salario y aun así nos exigen que vayamos a trabajar. Nos pagan una semana, a los quince días nos vuelven a dar otra,… ya no queremos abonos”, manifestó doña Carmen Marina Guadamuz.

Doña Martha Medina agregó que muchas madres solteras trabajan barriendo calles de sol a sol para garantizar el sustento de sus hijos.

Los trabajadores administrativos también enfrentan un retraso en el pago de unas seis quincenas, informaron.

Alcaldía en iliquidez, justifican

El vicealcalde, Carlos Espinoza, justificó que la municipalidad atraviesa un estado de iliquidez a causa de la baja recaudación de impuestos.

“La alcaldía se encuentra en un estado crítico económicamente y aunque haya intenciones de pagar, el alcalde no ha podido hacerlo”, comentó.

De acuerdo con Espinoza, entre julio y diciembre las recaudaciones sufren descenso que impacta negativamente en los servicios públicos, y pidió paciencia a los empleados.