•   Waspam, RAAN, y Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las protestas continúan por cuarto día consecutivo en el municipio de Waspam, Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, contra las altas tarifas que cobra la Empresa Nicaragüense de Energía, ENEL, ante lo cual, efectivos del Ejército entraron a reforzar a los oficiales de la Policía Nacional en el resguardo de las plantas generadoras de esta ciudad, y la empresa aérea La Costeña reportó las primeras pérdidas por más de US$7,000 por la suspensión de los vuelos.

El resguardo de las plantas generadoras por parte de policías y de militares se debe a la amenaza lanzada por los pobladores, de causar daño a las instalaciones de las mismas, si el Gobierno central no envía una comisión negociadora al lugar para buscar una salida al problema.

Ayer, las clases en los colegios públicos del área urbana de Waspam fueron interrumpidas, mientras el comercio y el acceso al municipio, por vía terrestre, aérea y acuática, continúan cerradas.

Ross Cunningham, líder de una organización de Mujeres Indígenas de Waspam, dijo que continuarán realizando marchas y se mantendrán en el parque municipal esperando respuesta a sus reclamos.

“Aquí no hay energía, el servicio de agua se ha interrumpido, el comercio sigue paralizado y las movilizaciones son cada vez más masivas”, comentó Cunningham.

Victoria Chow, coordinadora del barrio Santa Inés, dijo a El Nuevo Diario que no van a desistir de las protestas mientras no se resuelva el problema de los altos costos de la tarifa energética en este municipio caribeño.


Molestos con el ejército

Lamberto Chow, síndico de Waspam y líder de la protesta, denunció que fueron amenazados por miembros del Ejército de Nicaragua, cuando estos evitaron que encendieran la planta de energía en la ciudad.

“Un sargento nos dijo ayer que si queríamos que pasara como en la comunidad de Walpasiksa, pero nosotros le dijimos que allí los hechos fueron por droga y aquí en Waspam es un problema social”, aseguró Chow.

El pastor José Luis Díaz González afirmó que temen que las amenazas que han recibido algunos de los miembros de la comisión de las protestas agraven la situación.

Vuelos suspendidos indefinidamente

Los vuelos de la línea aérea La Costeña hacia Waspam están suspendidos de manera indefinida, debido a las protestas, confirmó Julio Caballero, Director General de dicha empresa.

“No se reanudarán los vuelos hasta que no exista seguridad para los pasajeros, la tripulación y las aeronaves. Eso es lo más importante para nosotros”, dijo Caballero.

Agregó que La Costeña efectúa un vuelo al día a Waspam, y que sus aviones tienen capacidad para 12 pasajeros. El costo del boleto, ida y vuelta, es de US$160.

Hoy jueves se cumplen cuatro días desde que “La Costeña” suspendió sus vuelos a Waspam, por lo que las pérdidas, solo en concepto de boletos, suman US$7,680.

En Waspam los pobladores protestan en contra de las altas tarifas de energía eléctrica, por lo que impiden el aterrizaje o despegue de aviones en la pista aérea, y también frenaron el transporte terrestre y acuático.

El martes, además, se tomaron las instalaciones de la Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL, y ayer amenazaron con incendiar las plantas generadoras de energía, en caso de que el Gobierno no resuelva sus demandas.

Caballero explicó que todavía no hay un comunicado oficial que dé seguridad a la empresa para reiniciar los vuelos.

Los representantes de la empresa no ofrecieron un detalle de las pérdidas totales que sufren con la suspensión de vuelos a Waspam, porque se conoce que además de pasajeros, trasladan carga y encomiendas.