•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El tranque instalado por habitantes de la comunidad San Jacinto, municipio de Telica, en el camino que conduce a la empresa Polaris Energy Nicaragua, ejecutora del proyecto geotérmico San Jacinto-Tizate, cumplió 48 horas este jueves, provocando pérdidas millonarias a la empresa de capital canadiense.

A las 5:00 pm, al menos 200 personas obstruyeron la carretera Telica-San Isidro, demandando el cumplimiento de los compromisos adquiridos en marzo, que incluye, entre otras cosas, la construcción de un pozo artesiano e instalación del servicio de energía eléctrica.

Al lugar se hizo presente un contingente de las fuerzas antidisturbios de la Policía. Las negociaciones entre la Policía, representantes de la empresa, líderes de las 13 comunidades, religiosos y dirigentes del partido gobernante, fracasaron en horas de la tarde.

Yander Guido, habitante de San Jacinto y trabajador de la empresa subcontratista salvadoreña Prinel, encargada de la instalación de la segunda fase de turbinas para la generación de energía, destacó que la protesta de los trabajadores y de los habitantes se centra en la solicitud de fuentes de empleo.

Según Guido, el pozo artesiano y la instalación del servicio de energía eléctrica, beneficiaría a más de 5,000 personas de las comunidades El Ojochal, reparto Milagros de Dios, San Jacinto Urbano, San Pío y El Chorro.

El primer enfrentamiento entre la Policía y los protestantes se registró el miércoles en horas de la tarde, y resultaron ocho lesionados, aunque no de gravedad, los que fueron atendidos en el Hospital Escuela “Óscar Danilo Rosales Argüello”, Heodra, de León.

Según el comisionado Fidel Domínguez, segundo jefe de la Policía de León, tras los disturbios del miércoles, no hubo retenidos, pero advirtió que el orden público debe

de restablecerse.

“Hemos utilizado la persuasión porque queremos evitar la confrontación, esperamos que el derecho de transitar libremente por las vías, sea una realidad en las próximas horas”, dijo Domínguez, tras agregar que el último recurso es la utilización de la fuerza.

Agregó que a pesar de que las negociaciones se rompieron, hubo avances significativos. “El gobierno municipal va a gestionar ante la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, que la solución al problema del agua potable sea una realidad en la comunidad, y en cuanto al tema de la energía eléctrica, las partes representadas en la comisión negociadora coincidieron que es competencia de la empresa Unión Fenosa”, afirmó.