• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Como “equitativo” fue catalogado el fallo que emitió ayer la Corte Internacional de Justicia, CIJ, de La Haya, Holanda, en la disputa territorial y marítima entre Nicaragua y Colombia.

La Corte Internacional de Justicia, CIJ, en una sentencia histórica, remodeló ayer la frontera marítima entre Nicaragua y Colombia, a la que reconoció la soberanía sobre el archipiélago de San Andrés, un fallo que para Managua también supone salir del límite que le marcaba el meridiano 82, y le permite obtener territorio marítimo superior a los 100,000 km2.

La resolución, que es inapelable, está lejos del reclamo inicial presentado por Nicaragua, y en el que pedía que su frontera marítima con Colombia se desplazara al Este hasta casi tocar la costa de ese país, aunque en la práctica Managua gana más terreno en el Mar Caribe del que tenía hasta ahora, en detrimento de Colombia.

Ver infografía

De acuerdo con el especialista en Derecho Internacional, Mauricio Herdocia, con esta decisión se ha ganado “otra Nicaragua en el mar”.

Al dar su fallo, la CIJ cedió a Colombia los cayos en disputa, pero reconoció el derecho de Nicaragua a su plataforma marítima y a su zona económica exclusiva, y en una relación de 1 a 8.2 a favor de Nicaragua les asignó a los nicaragüenses más de 100,000 km2 de la zona en disputa.

El máximo órgano judicial de la ONU fijó un trazado en el que Nicaragua gana terreno al norte de las islas Roncador y Providencia y al sur de los cayos Alburquerque y Este Sudeste.

En ese espacio al norte de Roncador y Providencia, los cayos Quitasueño y Serrana quedan “enclavados” en un área de 12 millas náuticas que pertenecen a Colombia.

Según la decisión de los jueces, se traza una circunferencia de 12 millas en torno a los dos cayos, y el resto del mar, con la frontera de Honduras al norte y sin superar las 200 millas al este, la zona pasa a pertenecer a Nicaragua.

Nicaragua gana espacio marítimo

Para el doctor Herdocia, Nicaragua ganó en territorio marítimo más de 100,000 km2, mientras que el doctor Norman Miranda calcula que el territorio que el país ganó en la disputa son unos 180,000 km2.

La CIJ le reconoce a Nicaragua sus 200 millas náuticas, hasta el meridiano 79 y no 82 como pretendía Colombia, le da a Nicaragua salida al Mar Caribe y le reconoce a Colombia una “herradura”, trazada con líneas de acuerdo con las islas, además de asignarle los cayos en disputa.

“Creo que la Corte emitió un fallo ajustado a los principios de proporcionalidad y equidad. La Corte recogió los mejores valores en materia de limitación marítima y los plasmó en un fallo sumamente cuidadoso de los derechos de cada una de las partes”, expresó Herdocia.

Se rompe meridiano 82

Añadió que como se había anunciado, Nicaragua rompe el meridiano 82 y se proyecta a toda su zona económica exclusiva al norte y al sur, hasta las 200 millas náuticas, preservando su derecho de que la comisión de límites de plataforma continental le reconozca derechos más allá de las 200 millas náuticas.

“Colombia obtiene también una especie de herradura de delimitación que le permite una salida a territorio continental colombiano, y, además, le da ciertos espacios para su desarrollo social y económico. La Corte hizo un modelo de exposición extraordinario porque fue explicando los pasos de delimitación uno a uno, de manera que las personas pudieron ver reflejado cómo la Corte va construyendo de manera equitativa y proporcional esa línea”, explicó Herdocia.

Al emitir el fallo, la CIJ da mayor peso a Nicaragua que al territorio colombiano en la zona en disputa, en una proporción de uno a 8.2 a favor de Nicaragua.

De acuerdo con Herdocia, los beneficios para Nicaragua inician desde el acceso al mar. “Los beneficios son inmensos. Nicaragua estuvo contenida por la fuerza en el meridiano 82. Ahora recuperamos una porción de territorio realmente gigantesca, lo que yo he llamado otra casa de Nicaragua en el mar o la otra Nicaragua en el mar”, dijo.

En esa otra Nicaragua, el especialista detalla que el país se beneficiará con los recursos pesqueros, e inclusive las compañías de inversión pueden pedirle a Nicaragua contratos para la exploración petrolera en las zonas definidas a favor de Nicaragua por la CIJ.

Nicaragua y Jamaica tendrán que hablar

En relación con Serranilla y Bajo Nuevo, aunque la CIJ los reconoce como colombianos, no hace la delimitación entre Colombia y Nicaragua por estar cerca de territorio jamaiquino, y en este caso le toca a Nicaragua hablar de la delimitación con Jamaica.