•  |
  •  |
  • END

Policía Nacional logró recuperar cerca de las 9:00 p.m. de ayer lo que quedó de sus instalaciones en el municipio de La Paz Centro. No hubo incidentes. Los agentes tomaron control de la plaza principal frente a la iglesia católica.

Las fuerzas antidisturbios aprovecharon la caída de un fuerte aguacero para ingresar al pueblo por la avenida principal sin encontrar resistencia.

Anoche mismo, la primera comisionada Aminta Granera, Directora General de la Policía Nacional, quien pasó directamente del aeropuerto hasta La Paz Centro, se reunió con la población, con las autoridades de la Iglesia y de la alcaldía, para evaluar los incidentes registrados en el municipio.

Mientras tanto, el comisionado general y segundo jefe de la Policía, Carlos Palacios, anunció la suspensión definitiva de su cargo como jefe de la Policía de La Paz Centro, al subcomisionado Guillermo Miranda, y confirmó que se cambiará a todo el personal policial en esa delegación.

La medida fue considerada sana, según Palacios, y tiene el objetivo de dejar totalmente esclarecida la participación de cada uno de los agentes policiales, no sólo en la muerte del adolescente Luis Ángel Vargas Salgado, sino también en “otros hechos que pudieron haberse presentado y que generaron el resentimiento que afloró en este instante”.

Pobladores de La Paz Centro confirmaron a EL NUEVO DIARIO que la muerte del adolescente Vargas Salgado fue sólo la gota de agua que derramó el vaso, para graficar una serie de irregularidades cometidas presuntamente por los miembros de la Policía en ese lugar.

“No quiero decir que todos tienen la culpa, pero creemos que es una medida sana”, repitió Palacios, quien reiteró a los familiares de la víctima y a las población del municipio, el “compromiso moral” de la institución policial de resolver el hecho registrado el pasado 14 de septiembre.

Pero Palacios también anunció que la Policía, junto a la población de La Paz Centro hará una revisión “de todo lo que teníamos, por eso los removimos y ponemos oficiales nuevos, una evaluación con la población, con las autoridades. Esto nos va a ayudar a reflexionar sobre alguna actividad que hacemos o que no debemos hacer”, señaló.

El comisionado general también anunció que la institución realizará una investigación para determinar responsabilidades de los participantes en los actos vandálicos, que provocaron la destrucción de la delegación policial, a fin de individualizar la responsabilidad de cada uno en los hechos.

“Vamos a procesarlas”, dijo Palacios, y señaló que están recopilando pruebas y evidencias, “tenemos bastantes fotografías, videos de la gente que actuó vandálicamente”. Palacios señaló que “hay responsabilidades individuales que se tendrán que cobrar”.

Afirmó que la institución policial cuenta con el respaldo de buena parte de la población paceña y de sus autoridades eclesiásticas y municipales, lo que quedó demostrado con la presencia de monseñor Francisco Javier Leiva y del alcalde Fanor Sampson Granera.

“Estamos reunidos con la Alcaldía y con la Iglesia, haciendo llamado a la cordura y a la calma para que todo retorne a los cauces civiles”, dijo Palacios, quien en todo momento reiteraba que la muerte del adolescente fue un delito individual y que los responsables tendrán las sanciones que establece la ley.

Negó que con los incidentes del pasado domingo y de ayer lunes, la armonía que existía entre la Policía y la población se haya roto. “No se ha perdido, lamentamos el hecho, y hasta la familia del adolescente tiene confianza en la Policía”, señaló el jefe de la institución del orden público, quien aseguró que la familia de Luis Ángel le manifestó que “no apoya los hechos vandálicos”.

Grupo azuzador
Palacios dijo que hay alguien que se está aprovechando de los incidentes para crear el caos. “Creemos que puede haber un grupo que no quiere que la autoridad prevalezca, que no quiere que exista autoridad que pueda rechazar, combatir la actividad delictiva”, señaló.