•  |
  •  |
  • END

La ofensiva de una banda de estafadores cibernéticos que la semana pasada atacó los correos de los clientes del Banco Uno, tratando de hacerlos caer en una trampa por medio de la cual pretendían obtener sus códigos de acceso a sus tarjetas de crédito, continuó esta vez con los tarjetahabientes del Bancentro.

Los clientes del Banco Centroamericano (Bancentro) fueron el nuevo blanco de los “hackers”, quienes enviaron un nuevo mensaje bajo el asunto de “Restauración de Datos”, con el fin de intentar hacer fraude con sus cuentas bancarias.

A finales de la semana EL NUEVO DIARIO publicó la existencia de un mensaje electrónico que había sido enviado supuestamente por el Departamento de Riesgo y Seguridad del Grupo Financiero Uno, a los clientes del Banco Uno, indicándoles que terceras personas habían podido haber accedido a sus cuentas, y que por tanto era necesario que ingresaran a un portal de Servicios en Línea para actualizar sus datos.

La dirección la proporcionaban los mismos cyber estafadorstafa con qué soportarla.

“Gracias a Dios que no ha sido necesario hacer eso porque no ha habido clientes afectados, creo que la industria de las tarjetas de crédito está siendo atacada por las bandas y esto se da mucho en otros países; y Nicaragua en la medida que va avanzando en la presentación de nuevos productos a nivel financiero, pues los estafadores también comienzan a actualizarse y buscan la manera de afectar a los clientes”, señaló.

Consideró que esta situación exige mayores controles de parte de los bancos que operan en el país, y una acción preactiva y no reactiva de parte de las autoridades de Estado, policiales y de todos los sectores en general, porque actualmente este tipo de delitos ni siquiera es penado por el Código Penal de Nicaragua.

Expertos en computación afirman que el ataque a los bancos proviene presuntamente de “hackers” que han tenido acceso a los datos de los clientes del Banco Uno y ahora Bancentro. El “hacker” es aquél que entra ilegalmente a los sistemas, roba información y provoca caos en sistemas remotos. ¿Por qué lo hace? Bueno, hay varias respuestas, por diversión, por venganza, por pertenecer, o por sentir la adrenalina corriendo por sus venas.