•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras las instituciones estatales hablaban esta semana de una política de Estado en la prevención y atención de la violencia contra la mujer, Luz Marina Torres, coordinadora de la Red de Mujeres contra la violencia, demandó más capacitación para los que atienden la ruta de la justicia de las mujeres y atención integral a las víctimas de la violencia intrafamiliar y sexual, durante una marcha contra la violencia hacia las mujeres, la cual se celebra en todo el mundo cada 25 de noviembre.

Por su parte, Vilma Núñez, presidenta del Cenidh, destacó que hay avances como la aprobación de la Ley 779, que se hizo con muy buena intención pero a medias, ya que los esfuerzos no son bien dirigidos, hay muchos vacíos en la ley y eso reduce la efectividad. Asimismo, la política de género recién anunciada por el gobierno espera que sea cumplida. Recalcó que la eficacia de una ley no se mide por la perfección jurídica de la norma, sino por la eficacia en su aplicación.

“La violencia contra las mujeres es una pandemia, principalmente en medio del deterioro de este contexto político, económico y social que –aunado al machismo- es el caldo de cultivo para que explote la violencia contra las mujeres”, expresó Núñez.

Por su parte, Juana Jiménez, del Movimiento de Mujeres, expresó que sí hay para celebrar. “El simple hecho de la lucha ya es un avance, igual el incremento de las denuncias y que contamos con una ley integral contra la violencia, siendo que el gran reto es lograr su cumplimiento en una sociedad menos tolerante a la violencia hacia la mujer”.

Bertha Flores Morales, directora ejecutiva de la Fundación para la Promoción y el Desarrollo de las Mujeres y la Niñez de Ocotal, Nueva Segovia, comentó que a casi seis meses de aplicación de la Ley 779, demuestra ser una herramienta valiosa para las mujeres, pero también ha mostrado muchas dificultades, con carencias en recursos humanos de las instituciones, como en falta de capacitación del personal existente.

“Se ha logrado romper el silencio de las víctimas, pero aún persisten obstáculos para el acceso a la justicia”, dijo Flores.