•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un estudio realizado en Costa Rica por la Organización Mundial de las Migraciones, señala que este país por ser receptor de migrantes, y a falta de políticas públicas de prevención, muchos extranjeros, entre ellos los nicaragüenses, indígenas panameños y pescadores asiáticos, son vulnerables a caer en las redes de organizaciones criminales que ejercen la trata de personas.

El estudio “Trata de personas con fines de explotación laboral en Centroamérica”, revela que el riesgo para este tipo de delito, pese a los avances en esta materia en las leyes de Migración y del Ministerio del Trabajo, ha sido poco valorado en las instituciones y entes privados del país.

“De ahí, la importancia de darle rostro a este mal y contrarrestarlo, ya que están expuestos no solo los migrantes que llegan al país, sino los mismos costarricenses que emigran a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades de vida”, dice Adriana Rodríguez, coautora de la investigación.

En Costa Rica, debido a la expansión de los mercados de servicio al cliente y cadenas hoteleras, miles de nicaragüenses y panameños han emigrado para las labores de recolección agrícola y la construcción.