•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El inspector de la Policía Nacional César Suárez dejó contra la pared a Luis Alexander Sánchez Cordero, acusado de matar al estudiante universitario Bayardo Pérez, la madrugada del pasado 22 de septiembre, en la discoteca Broder.

Esto porque al declarar como testigo ante la jueza Quinto Distrito Penal de Juicio de la capital, Mariana Gómez, el agente de Seguridad Pública del Distrito V de Policía, aseguró haber visto a Sánchez Cordero disparar cuando la víctima --Bayardo Pérez-- estaba en el suelo.

Suárez manifestó que no se enfrentó en ese momento a Sánchez Cordero, porque según él la técnica policial indica que cuando una persona está armada no debe ser desafiada para no poner en peligro la vida de otras personas.

Niegan riña tumultuaria

La tesis del abogado defensor, Sebastián Arias --quien asegura que lo sucedido en esa trágica madrugada fue una riña tumultuaria-- también fue desvirtuada por el testigo del Ministerio Público. Durante su testimonio, Suárez sugirió que Sánchez Cordero se autolesionó disparándose en la pierna izquierda, luego de haberle quitado a la vida al estudiante de odontología. El abogado defensor, Sebastián Arias, descalificó el testimonio del policía, manifestando que el mismo no se ajusta a la realidad de los hechos.

“Ese policía es un testigo mentiroso que debería estar preso. Él dice que mi representado solo sangraba de la pierna izquierda, cuando los otros testigos de la Fiscalía han dicho que Luis Alexander Sánchez sangraba de una herida que le hicieron en la frente”, señaló el abogado defensor.