•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La presidenta de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, magistrada Alba Luz Ramos, consideró que “Colombia quedaría aislada” si no acepta el fallo de la Corte Internacional de Justicia, CIJ, mientras el presidente Daniel Ortega insistió anoche en que el mandatario Juan Manuel Santos no tiene otro camino que cumplir la sentencia.

“Colombia quedaría aislada. Sería como un paria a nivel internacional”, expresó la presidenta de la CSJ.

“No entiendo por qué están sorprendidos, si uno mira ese mapa a ellos les dieron todas las islas y los cayos que están a la par de Nicaragua. Deberían estar contentos, y el Meridiano 82 está a la orilla de Nicaragua y lejos de Colombia, de manera que esa es una línea que ellos se trazaron fantasiosamente porque el Tratado Bárcenas Meneses-Esguerra jamás estableció un límite, y así lo dijo la CIJ en su resolución preliminar de 2007, y desde entonces se sabía que la Corte iba a trazar límites”, explicó Ramos.

Sobre este límite recordó que como mínimo Nicaragua tendría 200 millas náuticas, que es lo que establece el Derecho del Mar.

“De manera que ¿cuál es la gran sorpresa? No lo entiendo. Espero que reaccionen, que el mismo pueblo de Colombia los haga reaccionar, porque la ministra está diciendo que van a denunciar el Pacto de Bogotá, no tiene efecto para atrás, de retroactivo, sino hacia adelante”, dijo.

Manifestó que Nicaragua puede concurrir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, porque todos los Estados que firmaron la carta de las Naciones Unidas son miembros de la CIJ, y lo que sucedió con el Pacto de Bogotá es que es un pacto en el que específicamente los gobiernos americanos aceptaron ipso facto la jurisdicción.

“Hay países que no firmaron el Pacto de Bogotá, que no son americanos, pero siempre están sometidos a la jurisdicción de la Corte, porque son miembros de las Naciones Unidas”, añadió la presidenta de la CSJ.

Ortega: Colombia va a cumplir

El presidente Daniel Ortega dijo anoche que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos reconocerá la sentencia de la Corte Internacional de Justicia, CIJ, porque no les queda otra salida.

Ortega se volvió a referir al tema anoche en la “Casa de los Pueblos”, en un acto de entrega de diplomas, reconocimientos y computadoras a los estudiantes y maestros destacados del año escolar 2012, que finalizará en unos días en Nicaragua.

“Ustedes queridos muchachos, tienen el honor, el privilegio, el orgullo de estar recibiendo este reconocimiento en Nicaragua, cuando Nicaragua ha crecido en su territorio, cuando Nicaragua tiene hoy territorios que le pertenecían; territorios que hoy gracias a la ley internacional, a la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, Nicaragua ha logrado recuperar”, dijo el mandatario nicaragüense.

“Estoy seguro que el hermano pueblo colombiano, el gobierno de Colombia, el presidente de Colombia van a reconocer el fallo de la Corte Internacional de Justicia, porque no hay mas camino. Un solo camino queda y es darle cumplimiento al fallo de la CIJ, respetando el derecho histórico que Nicaragua ya tenía, y del cual no se podía beneficiar por múltiples razones que no voy a entrar al caso. Pero ahora, gracias a Dios y gracias a la ley, han regresado a nuestra patria, Nicaragua.

Comunidad internacional ofendida

Por su parte, Norman Miranda, especialista en Derecho Internacional, consideró que es la comunidad internacional entera la que debe sentirse ofendida.

“Nicaragua, la Corte misma y la comunidad internacional entera, incluso la Corte misma y los aliados políticos de Colombia, no creo que puedan desafiar la jurisdicción de la Corte. Colombia está arriesgándose a un aislamiento enorme que les puede causar dueños”, señaló Miranda.

Detalló que se han dado 18 fallos en materia de delimitación marítima, y ningún país ha hecho lo que ha hecho Colombia, de rechazar lo que dice la CIJ.

“Está todavía aturdida. No puede digerir, como ha sido un poderío marino que se ha pasado la vida codiciando mares ajenos, no termina de asimilar el fallo”, agregó.

Gerardo Rodríguez, Presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua, coincidió en que Colombia apuesta por la fuerza, y es un concepto en el siglo XXI ya superado.

Los tres hicieron un llamado a que Colombia acate lo establecido en la sentencia de La Haya, durante un foro para analizar las consecuencias del fallo de la Corte Internacional de Justicia.

Condena y sin credibilidad

Por su parte, el magistrado Rafael Solís Cerda consideró que Colombia podría recibir una condena de no acatar el fallo judicial, además de que perdería credibilidad en cualquier otro conflicto en el que se vea inmerso el país sudamericano.

“Me parece que todavía (el gobierno colombiano) puede reflexionar y acatar la sentencia como algunas autoridades mundiales se lo han dicho”, expresó Solís Cerda.

Respecto al hecho de que la cancillera colombiana, María Ángela Holguín, haya anunciado que su país contempla la posibilidad de retirarse del Pacto de Bogotá, Solís afirmó que “eso no quiere decir que no hayan aceptado la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia y (el retiro del Pacto de Bogotá) no afecta la sentencia de la Corte en lo absoluto”, argumento con el que concuerda el especialista en derecho internacional Mauricio Herdocia.

Por otra parte, Solís no descartó la posibilidad de recurrir ante al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, sin embargo, considera que “se deben agotar las vías diplomáticas” para hacer que Colombia acate la resolución de la CIJ.