•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Habla de su nicaraguanidad con orgullo, y aunque ha vivido gran parte de su vida en Costa Rica y Canadá, no olvida el terruño. De administrador de empresas, pasó, casi por casualidad, a director de la franquicia Miss Universo Canadá, pero también es Presidente de Bellezas Globales Nicaragua, y Director Nacional de Miss Mundo Nicaragua

Nicaragüense, leonés y tenaz. Hombre de finas costumbres, trato delicado pero exigente cuando de trabajo se trata. Una de sus virtudes es la perfección, que quizás sea el secreto del éxito que ha cosechado en el mundo de la belleza internacional, como “hacedor de misses”.

Soy Denis Dávila, dijo con determinación al iniciar la entrevista, “mis padres son de San Rafael del Sur y de Carazo, soy el tercero de cinco hermanos y tengo 44 años”, prosiguió.

El día de la conversación llegó a El Nuevo Diario de la mano de Sahar Biniaz, la esbelta Miss Canadá 2012, compañía habitual de este hombre que se ha convertido en la mano que dirige las riendas del carruaje de la belleza canadiense como director de la franquicia Miss Universo Canadá, pero también es Presidente de Bellezas Globales Nicaragua y director Nacional de Miss Mundo Nicaragua.

Prácticamente es una de esas raras excepciones en las que un foráneo logra convertirse en el motor de una empresa de tal magnitud, a la que llegó casi por accidente.

“Me fui a vivir a Canadá desde muy joven, antes radiqué en Costa Rica y Guatemala. Estudié administración de empresas en Canadá y ahí me quedé a vivir”, explicó sobre su llegada hasta el primer país del Norte.

De los números a las medidas

Saltar de los números que rigen la administración de empresa a los dígitos de las medidas de los cánones estándares de belleza fue fortuito, según cuenta

“Fue cosa del destino llegar a las misses. Fue por medio de Claudia Alaniz, una muchacha que cuando yo la conocí era una niña que representó a Nicaragua en un concurso llamado Nica Linda; después de eso representó al país en Miss América Latina y ganó.

Yo la apoyé, pero ella quería ser parte de Miss Universo, y le ayudé tratando de buscar información, le prometí que investigaría qué tenía que hacer”, recordó.

Y no es que necesitara entrar al mundo de la farándula canadiense para destacar en ese país, pues en un periodo trabajó para el Ministerio de Trabajo en Ontario, donde se desempeñaba como traductor para temas de Salud Ambiental. Asimismo, cuando se estaba dando su acercamiento a la esfera de la belleza era funcionario de una entidad financiera.

“Ahí estaba trabajando cuando empecé a involucrarme en concursos. Esta muchacha quería que alguien la apoyara, averiguamos y logró inscribirse para la final de Miss Canadá, empezó con Miss Toronto.

Constituí un equipo para que se preparara, aunque finalmente no ganó Miss Toronto, así que buscamos que entrara a Miss Nicaragua que estaba en manos del Instituto de Turismo”, compartió Dávila.

Ya con estos pasos avanzados se involucró más de lleno y logró que Alaniz participara en el concurso de beldades a nivel nacional, con éxito tal que la jovencita obtuvo la deseada corona que la acreditaba como Miss Nicaragua, y al siguiente año fue a representar al país a Hawái.

“Así me quedé en concursos porque gracias a las investigaciones me puse en contacto con la gente de Miss Universo, y de ahí me nació la iniciativa de hacer concursos porque pensé que era una buena plataforma para proyectar Nicaragua turísticamente”, argumenta.

El que esta idea se haya apoderado de su mente coincidió con que el siguiente año no se realizó el certamen de Miss Nicaragua, sino que enviaron a la finalista del año anterior, porque el Ministerio de Turismo no lo organizó.

Así que Nicaragua estaba sin dirección en ese sentido, y la gente de Miss Universo entró en escena para proponerle que se hiciera cargo de la franquicia, pero no se animaba a tomar el reto porque no vivía aquí y tenía 17 años de no venir, hasta que retornó con Claudia Alaniz.

Y fue precisamente esta belleza pinolera quien le sugirió a alguien que podía interesarse en trabajar juntos por esa empresa un tanto soñadora.

“Claudia me dijo que había una muchacha a la que le podía interesar la franquicia, y era Karen Celeberty. Como nosotros vivíamos en Canadá, Karen me llamó y acordamos vernos. Mi sorpresa fue que llegó embarazada pero dispuesta a que trabajáramos juntos.

Así empezamos a organizar el concurso en el 2001, yo era el productor y representante internacional pero sin dejar el banco, pues lo del concurso lo hacía por hobby, en ese momento tenía que aprender mucho y no podía dejar el buen puesto que tenía y que me permitía viajar alrededor del mundo a supervisar empleados en diferentes partes”, aseveró.

Logra Miss Universo 2005

Así que de esa forma empezó su romance con las pasarelas hasta llegar a la dirección de Miss Universo Canadá, donde su labor ha sido tan eficiente que en 2005, Natalie Glebova, la representante canadiense de la que era manager, se convirtió en Miss Universo.

Por si eso fuera poco, ese mismo año Dávila ganó el premio como mejor Director en Miss Universo 2005.

Pero no todo ha sido color de rosas para este empecinado buscador de beldades, que dice no estar en contra de la cirugía plástica siempre y cuando sea para que la persona se sienta bien consigo misma, pues este año se desató una polémica que alcanzó ribetes internacionales por la presencia de un transexual en el concurso de Miss Canadá.

“Fue noticia, porque nosotros hacemos un casting preseleccionando muchachas bellas físicamente. Cuando conocí a Jenna Talackova tenía sospechas pero no iba a ofender a una chica preguntándole si era trans o no, menos en un país multicultural como Canadá en el que sus rasgos y medidas no resultaban sospechosos por la mezcla de culturas”, recordó Dávila.

Cuando Salió a luz la condición sexual de Talackova, vino la polémica; sin embargo, ella participó en diversas partes del certamen, quedó entre las 60 finalistas, luego entró a las 20, también fue parte de las 12 finalistas pero no avanzó a más, provocando reacciones entre las comunidades de la diversidad sexual acusando discriminación, sin faltar el descontento de los sectores más conservadores.

Todo ese proceso lo vivió Denis con total madurez, al punto que el concurso se desarrolló sin nuevos exabruptos.

Más proyectos

Además de apoyar la realización de Miss Nicaragua, Denis Dávila también fue pilar importante para que se organizara el certamen Miss Teen Nicaragua, de la mano de la exMiss Nicaragua, Xiomara Blandino.

Sin embargo, este año Dávila vino decidido a que Nicaragua participara en el concurso Miss Mundo, “un proyecto nuevo que implica que se realice el evento para elegir a la reina de 2013, es una tarea que estoy tratando de hacer en Nicaragua”.

Según adelantó, quiere cambiar parte de la escena de concursos en Nicaragua para lograr un evento más dinámico de los que se conocen ahora.

Al decir esto se le preguntó si esto no genera tensión con los otros certámenes, entiéndase Miss Nicaragua, y respondió que “no hay ningún roce con Karen, ella es como mi hermana, nunca nos hemos visto como extraños, tenemos muy buena relación, mi amor para con Karen es aparte”.

Finalmente, Denis Dávila afirmó que se siente orgulloso de Miss Nicaragua y de Miss Teen Nicaragua, y se mostró decidido a salir avante con el nuevo proyecto de Miss Mundo, en el que este año compitió por el país la joven granadina Lauren Lawson.