•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La decisión que tomó el presidente colombiano Juan Manuel Santos --este fin de semana-- para iniciar un diálogo con Nicaragua, es festejada por los obispos de la Iglesia católica en Nicaragua, sin embargo, uno de ellos recordó que la Conferencia Episcopal de Nicaragua y la misma Iglesia en Colombia, mantienen que el gobierno nicaragüense y el colombiano deben acatar el fallo dictado por la Corte Internacional de Justicia, CIJ.

“Creo que la Conferencia Episcopal de Colombia y también nosotros hemos dicho que los fallos de la Corte Internacional de Justicia --CIJ-- de La Haya son dictámenes inapelables, y que cuando uno se somete a un dictamen de estos tiene que atenerse a las consecuencias”, dijo monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua, luego de oficiar la homilía del domingo en la Catedral de la capital de Nicaragua.

No crear tensiones

El jerarca de la Iglesia católica recordó también que la Conferencia Episcopal de Colombia a través de su secretario decía que lo interesante en este conflicto entre ambos países es no crear tensiones, sino buscar un diálogo.

“Creo que es hermoso que el presidente (Juan Manuel Santos) haya tomado esa actitud, dando ese mandato a su Canciller, y ojalá que en nuestros pueblos --que no son enemigos-- se pueda iniciar ese diálogo. Sabemos sí, que siempre en estos juicios… pero yo pienso que al final todos ganamos”, dijo Monseñor Brenes

Dialogar al margen del fallo de la CIJ

Igual punto de vista tiene el presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, monseñor René Sándigo Jirón, quien señaló que si Nicaragua y Colombia entran a negociar sobre las delimitaciones marítimas en un diálogo, entrarían “en contradicciones y por encima de la (sentencia) de la CIJ y eso volvería a abrir la disputa.

“Creo que ambos países deben acatar la sentencia, pero no está malo entrar en un diálogo con la propuesta que hizo (el Presidente de la República) Daniel Ortega a los isleños de San Andrés, de continuar explotando las riquezas marítimas como siempre lo han hecho. Es bueno dialogar para la misma protección marítima, para que no se mal utilicen los recursos, para que no se dé el narcotráfico”, dijo monseñor Sándigo

Hay que saber qué se va a dialogar

El Arzobispo de Managua recomendó también que en este posible diálogo entre Colombia y Nicaragua lo importante es saber qué se va a dialogar. “Yo pienso que (en) el diálogo se debe ver cómo se apoya a todas estas personas que están en San Andrés, que un día pertenecían prácticamente a Nicaragua, y que hoy, pues, ellos tienen en su corazón ser colombianos, pero que tienen sus orígenes nicaragüenses”, señaló el prelado.

Brenes dijo, además, que no hay que adelantarse a los diálogos, “pues los diálogos siempre traen propuestas y hay que esperar mejor”.