•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Al mediodía de ayer domingo, Los Diablitos salieron a realizar sus “diabluras” por las principales calles de los diferentes barrios, como símbolo de la finalización de las fiestas patronales en honor a San Jerónimo.

Muchos devotos de “Tata Chombo” expresaron que ayer fue el “Domingo de Apante”, es decir, las últimas expresiones folclóricas que llegaron al atrio de la iglesia del Santo Patrono de los masayas, a rendir homenaje al “Doctor que cura sin medicina”.

De diferentes direcciones, grupos de danza llegaban a realizar sus coreografías para luego dirigirse a las viviendas, donde serían recibidos por sus anfitriones.

Manuel Octavio Ramírez Acuña, director del grupo de baile Los Diablitos de niños, afirmó que tiene 22 años de andar en las tradiciones, y que enseña a los integrantes del grupo, paso por paso, número por número.

“Este baile se remonta desde antes de la Colonia, cuando nuestros indígenas hacían sacrificios y utilizaban en esa ceremonia a jóvenes doncellas”, indicó el director del baile de niños.

Otra versión

Sin embargo, se conoce que este baile de Los Diablitos es más contemporáneo, y fue formado por un grupo de jóvenes, quienes se reunían en casas con corredores donde hacían tertulias sobre literatura, declamaban versos y discutían sobre alguna pieza de una obra teatral.

Los personajes

Después, uno de esos jóvenes tuvo la idea de incluir animales, que no son de nuestras latitudes, como el oso, el león, el tigre. En la actualidad, los personajes de este baile son El Diablo Mayor, que viste el lujoso ropaje de Mefistófeles y ejecuta el juco; El Diablo Común, que se observa tal como lo representa la tradición popular.

Además, el león, con corona de rey; el tigre, con guitarra; el macho, vestido de etiqueta y con un bastón de empuñadura metálica; el oso, con una pandereta; la “Muerte Quirina”, con su guadaña, y dos o cuatro diablesas con mandolinas.

Elvin José Morales Alegría, director del grupo Guardabarranco, mencionó que tienen siete años de tradición, y el grupo está conformado por familiares –primos y hermanos--, y por vecinos a quienes han acogido como una familia.

“Nuestro objetivo es aportar al rescate de la verdadera cultura, ya que hemos notado que algunos grupos usan otro tipo de vestimenta que no es la tradicional indígena”, enfatizó Morales Alegría.

Mónica González, una integrante del grupo Guardabarranco, de La Villa, aseguró que tuvo que levantarse a las 4:00 am para arreglarse, y estar lista para iniciar el recorrido lleno de tradición y colorido.

Asimismo, se hicieron presentes los aclamadas “parejas” del Baile de Negras, quienes realizaron su majestuosa presentación frente a la iglesia de San Jerónimo, para iniciar su recorrido de casa en casa.

Los feligreses y las diferentes representaciones deberán esperar, después de este día, un año más, para que la imagen del Santo Patrono descienda de su altar, e iniciar las festividades que duran tres meses y son las fiestas patronales más extensas del país.