•  |
  •  |
  • END

La Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, nombró al subcomisionado Claudio Cortés como el nuevo jefe de la delegación de Policía en La Paz Centro, y lo presentó públicamente durante una reunión que sostuvo ayer con representantes de ese municipio.

”Estoy trayendo al nuevo jefe que viene con orientaciones de trabajar con todos los sectores y a reconstruir la delegación, la autoridad y el orden”, afirmó categóricamente la jefa policial, quien se unió a un grupo de pobladores que ofreció su mano de obra para la reconstrucción física de la delegación policial, destruida la tarde del pasado lunes durante el entierro del joven Luis Ángel Vargas Salgado, muerto a tiros por un oficial de la Policía el pasado 14 de septiembre.

“Esto es un símbolo de la nueva relación que se reconstruirá entre la Policía y la comunidad”, señaló la jefa policial.

Además de presentar al nuevo jefe policial, Granera anunció que en el municipio estarán trabajando los comisionados generales Francisco Díaz, jefe de Seguridad Pública, y Mercedes Ampié, jefa de la Comisaría de la Mujer y Niñez, quienes darán seguimiento al trabajo policial fuertemente cuestionado por la comunidad.


Obreros apoyan reconstrucción
Las labores de reconstrucción de la delegación de Policía comenzaron desde muy temprano, cuando un equipo de especialistas de la Policía valoró si demolían o mejor reconstruían lo que había quedado del edificio. Al final dispusieron reconstruirlo, y, para ello, grupos de obreros de la comunidad se ofrecieron para ese trabajo.

Pero además de las labores de reconstrucción, la Policía comenzó a prestar su servicio desde la misma noche del pasado 15 de septiembre. Dos personas fueron detenidas por un delito de lesiones y dos personas más interpusieron denuncias por robo, acciones que fueron cometidas poco después de los actos destructivos, según aseguró el comisionado Yamil Gutiérrez, segundo jefe de la Policía en León.

Mientras los obreros tumbaban paredes, preparaban los ladrillos y hacían la mezcla, un grupo de oficiales con un escritorio y una máquina de escribir cedida por la municipalidad, prestaba los servicios policiales bajo una champa.

“La Policía está trabajando desde ayer en una champa y ustedes pueden ver a la población de La Paz Centro trabajando junto con los policías y maestros de obras”, dijo Granera.


Prestan Casa de Cultura
El alcalde del municipio de La Paz Centro dispuso prestar la Casa Municipal de Cultura para que desde ahí trabaje la Policía en los servicios administrativos.

El ingeniero Fanor Sampson Granera pidió a la población colaboración para restablecer el orden y una nueva relación con la autoridad policial.

La presencia de la comisionada Granera en La Paz Centro fue muy aplaudida por la población paceña, que vio con buenos ojos el nombramiento de un nuevo jefe y el cambio total del personal policial.

“Creo que eso contribuirá a mejorar esa relación con la comunidad”, afirmó la señora Elena Olivas, vendedora de frutas en el parque central. Según Olivas, la actuación de los policías el pasado domingo fue negativa, pero reconoció que los actos vandálicos que terminaron con la quema del edificio policial tampoco “resuelven los problemas”.

En iguales términos se refirió la señora Clarisa Cárcamo, quien dio todo su respaldo a la comisionada Granera, a quien calificó como una mujer “que garantizará que haya justicia”.


Cenidh pide revisión
El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, a través de su director de denuncias, doctor Gonzalo Carrión, mostró su preocupación por los actos registrados en el municipio de La Paz Centro, y aseguró que ello sólo demuestra “el estado crítico de la salud de la institución policial en el municipio”.

Para Carrión, la situación en La Paz Centro era tan crítica, que no se puede explicar cómo la misma población fue capaz de destruir a su propia Policía. “La Policía con sus actos perdió el respeto de su comunidad, la credibilidad y la confianza”, señaló, tras afirmar que no basta con reconstruir físicamente el edificio, sino la “relación que debe haber entre Policía y la población”.