•  |
  •  |
  • END

La jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, reconoció ante pobladores de La Paz Centro que la relación entre éstos y la delegación policial de ese municipio ya estaba dañada cuando surgieron las acciones que culminaron con la destrucción de las instalaciones.

“Los jóvenes de alguna forma lo han dicho, que es expresión de una relación que ya estaba dañada, y me preocupa más reconstruir la confianza en la Policía de parte de la población y de respeto de parte de ustedes”, dijo Granera al reunirse de forma improvisada con pobladores que participaron en actos de violencia en protesta por la muerte del adolescente Luis Ángel Vargas Salgado.

Durante la reunión efectuada en la iglesia San Nicolás de Tolentino, en horas de la noche del lunes, algunos de los pobladores agradecieron a Granera que haya llegado al lugar a escucharlos, porque desde hace mucho tiempo venían siendo objeto de violaciones en sus derechos por parte de oficiales de la delegación.


Retomar trabajo
Una señora le pidió a Granera que se retome el trabajo impulsado con el oficial Mario Reyes en 2007 en dos barrios violentos, a quien sacaron cuando llegó el subcomisionado Guillermo Miranda como jefe de la delegación.

Refirió que en coordinación con la Comisaría de la Mujer lograron entrar al barrio Pancasán, a través de un trabajo comunitario, que fue interrumpido con la llegada de Miranda, porque a los días sacó a Reyes.

Hay una flagrante violación a los derechos de los niños, niñas y adolescentes desde que estaba Filemón Rojas; había denuncias contra los policías por parte de madres que llegaron a sacar a sus hijos flagelados y no fueron atendidas, indicó la señora ante Granera.

Otro poblador pidió a la Directora de la Policía Nacional que reabran el caso de un joven de nombre Ronny, que expresaron fue archivado por los oficiales de la delegación quedando en la impunidad. Granera dijo que lo reabrirán.

Granera se comprometió con los pobladores a estar llegando, y que también lo hará la jefa de la Comisaría de la Mujer, comisionada Mercedes Ampié, a fin de que conozca los casos que han planteado para construir la paz sin uso de la violencia, porque es necesario y beneficioso para la Policía y para la población reconstruir la relación.

Otro joven se quejó de que los oficiales de la Policía de esa delegación los han golpeado como si no fueran seres humanos, aunque hayan cometido algún delito.


Pésame a madre
Después de reunirse con la población, Granera ofreció el pésame a doña Mayra Salgado, madre del adolescente Luis Ángel Vargas Salgado, y prometió y aseguró que harán justicia por la muerte de éste, y junto a la población trabajarán para reestablecer la confianza en la institución.

Granera llegó caminando a la casa de los familiares de Vargas a eso de las 10:30 de la noche en compañía de un grupo de pobladores, especialmente jóvenes, con quienes minutos antes se había reunido en la iglesia San Nicolás de Tolentino.

Dos de los jóvenes que antes habían expresado su indignación por la forma en que murió Vargas, caminaron tomados de la mano de Granera hasta la casa del adolescente. Mientras se fundía en un abrazo con la madre, la jefa policial le expresó que llegaba ahí no sólo como jefa de la Policía, sino como madre, porque tiene un hijo de la edad del menor y siente el dolor que la embarga.


Se hará justicia
“Lamento profundamente lo sucedido desgraciadamente, y no queda más que prometerles y asegurarles que se hará justicia. Me duelen los sucesos donde se destruyó la instalación de la Policía porque la violencia no nos lleva a nada”, expresó, al dirigirse a la población congregada en la iglesia.

Después de escuchar expresiones de condena por la muerte del menor y quejas por violaciones que han sucedido de parte de oficiales, Granera adelantó que van a remover a todos los oficiales que estaban en la delegación de La Paz Centro para poder restablecer la confianza en la institución.

“Sé que es una relación que ya estaba dañada, me preocupa más que reconstruir la unidad, reconstruir la unidad de la Policía con la población, de servicio de parte de la institución y respeto de la población”, expresó Granera.