•  |
  •  |
  • END

La periodista e investigadora social Sofía Montenegro confirmó ayer que teme un atentado contra ella o su familia, luego de recibir una versión no confirmada de que una fotografía suya, con la leyenda “agente de la CIA (Agencia Central de Inteligencia, por sus siglas en inglés), anda circulando en teléfonos celulares.

“No es algo que yo haya visto, pero me ha dicho mucha gente que anda circulando de mano en mano un mensaje de celular con mi foto y la leyenda de agente de la CIA, lo cual es peligroso porque me puede pasar lo mismo que a Guadamuz”, denunció Montenegro, en alusión al periodista Carlos Guadamuz, un disidente del FSLN asesinado en febrero de 2004 por un antiguo miembro de la extinta Dirección General de Seguridad del Estado.

Montenegro ha denunciado ser víctima de una campaña de insultos y desprestigio por parte de medios oficiales y periodistas afines al gobierno del presidente Daniel Ortega, quienes le endilgan adjetivos y sobrenombres ofensivos y denigrantes a la periodista disidente del grupo de poder del FSLN, afín al presidente y a su esposa, Rosario Murillo.

El oficial Canal 4 y la Radio Ya repiten constantemente spot propagandísticos donde aducen que Montenegro es agente de la CIA, que recibe dinero para destruir al gobierno y que ejecuta una campaña de crímenes contra las mujeres nicaragüenses.

“La campaña ha tenido sus efectos: mi familia está enferma, tiene los nervios destrozados, y yo aparte del agotamiento, temo que me asesinen en la calle como a Guadamuz, que salga algún fanático y me haga algo por fanatismo político o por machismo, porque me atacan por ser crítica y por ser feminista”, denunció la periodista, quien responsabiliza al presidente Ortega y a su esposa por cualquier percance que pueda ocurrirles a ella o a su familia.

“Yo no me callaré mis críticas, y no cambiaré mi posición en defensa de las mujeres nicaragüenses, pero definitivamente temo que algo me pase y es horrible pensar que una mujer es víctima de terrorismo de Estado y de persecución política por sus ideas”, dijo la feminista, quien perteneció al FSLN en los años ochenta, y que incluso trabajó durante muchos años para el órgano oficial del FSLN, el fenecido periódico Barricada.