•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Carlos Antonio Tinoco Huete, de 40 años, llegó hace 15 años a “La Modelo”, en Tipitapa, para cumplir una condena de 25 años por el delito de asesinato atroz. No sabía leer ni escribir, estaba entrando a un mundo de muchas limitaciones e iba marcado por un delito que —insiste— cometió por venganza y no por tener la sangre fría.

Cuatro años atrás, Tinoco Huete sabía que tenía que permanecer 14 años más en La Modelo, pero aun así decidió asumir un reto: estudiar una carrera universitaria en prisión. “Sabía que algún día voy a salir libre y que tengo una familia que sacar adelante”.

Esas palabras las dijo mientras hacía fila para retirar el almuerzo que se ofreció en ocasión de la primera graduación del Programa Universitario para Privados de Libertad, impulsado por la Universidad Nacional Agraria, UNA, y el Ministerio de Gobernación, Migob.

En total, fueron 15 graduados de la Licenciatura en Agroeconomía. De ellos, 10 siguen cumpliendo sus condenas y cinco ya están en libertad. De hecho, fueron 41 reos los que iniciaron la carrera, pero en el camino muchos desertaron o salieron libres y no continuaron las clases.

Y es que las clases las recibieron en La Modelo los días martes y jueves durante cuatro años y medio.

“No es lo mismo estudiar estando en una cárcel que estudiar afuera. Es difícil. Hubo momentos en que muchos de los compañeros quisieron tirar la toalla y algunos (de los que salieron libres durante la carrera) se retiraron por motivos económicos, porque vivían largo de Managua”, indicó Juan Carlos López Moreno, otro de los nuevos licenciados.

López Moreno, de 35 años, es uno de los que obtuvieron su libertad a mitad de la carrera, pero con un negocio de sorbetes caseros y con el apoyo de su familia, siguió asistiendo a clases, y ayer se convirtió en Licenciado en Agroeconomía.

La ceremonia se realizó en el auditorio “Germán Pomares”, de la UNA. Pero esta graduación no fue igual a las cientos de graduaciones que se realizan todos los fines de año en todo el país. Aquí hubo un constante resguardo de siete oficiales del Sistema Penitenciario, quienes estaban armados. Cinco en la puerta principal y uno en cada puerta lateral.

Policías los instruyeron para desfile

Quienes instruyeron a los graduandos sobre la formación para el desfile de entrada y salida no fueron docentes o padres de familia, sino los oficiales del penal, quienes a pesar de estar en un ambiente menos hostil que el de costumbre, actuaron siempre con seriedad y autoridad.

“Los familiares, por favor, salgan primero”, ordenó uno de los oficiales.

Pero ello no fue un impedimento para que los 15 graduandos y sus familiares disfrutaran ese momento único.

“Estando aquí me siento ‘tuani’, pero yo sé que mi realidad es allá (en La Modelo) y tengo que seguir viviendo lo mismo. La buena noticia que le llevo a los privados de libertad es que yo pude y que ellos pueden también; hay mucha juventud que se está desperdiciando”, señaló Tinoco Huete.

“Bueno, hagamos la fila, no hay que olvidarnos de que todavía estamos presos, esa es nuestra realidad”, les recordó Tinoco a sus compañeros.

En tanto, Juan Carlos López Moreno le hizo un llamado a las empresas y a las instituciones del Estado para darles la oportunidad de demostrar sus conocimientos.

Un gran mensaje para los reos

La graduación fue dedicada al rector de la UNA, Telémaco Talavera; a la ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, y al ex vicepresidente, Jaime Morales Carazo, pues este apoyó la iniciativa desde un principio.

“Es un mensaje tremendo, porque pese a que uno haya tropezado, caído, cometido errores, etc., lo que cuenta es la voluntad de salir adelante”, expresó Morales Carazo.

Por su parte, el rector de la UNA, Telémaco Talavera, aseguró que están gestionando un “fondo semilla” con varias instituciones del Estado, para que los nuevos licenciados en Agroeconomía tengan la oportunidad de crear una microempresa.

Agregó que el próximo año se realizará el mismo programa con mujeres de la cárcel La Esperanza, y que el reto es llevarlo a todos los departamentos donde la UNA tiene sedes.

Graduación

En la primera graduación del Programa Universitario para Privados de Libertad, 15 hombres obtuvieron el título de Licenciatura en Agroeconomía; 10 de ellos siguen pagando sus condenas y cinco ya están en libertad.

"Estando aquí me siento ‘tuani’, pero yo sé que mi realidad es allá (en La Modelo) y tengo que seguir viviendo lo mismo”, comentó, Carlos Antonio Tinoco Huete, uno de los reos graduados.

"No es lo mismo estudiar estando en una cárcel que estudiar afuera. Es difícil. Hubo momentos en que muchos de los compañeros quisieron tirar la toalla”, agregó  por su parte Juan Carlos López Moreno.