Ingrid Duarte
  •   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El impulso que el Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, quiere dar al turismo rural comunitario en Granada tiene dos grandes obstáculos: la poca promoción de los servicios y la avanzada deforestación del bosque, según expresaron representantes del sector, quienes llamaron a superar esas limitaciones para darle un empuje al turismo en el campo.

Lázaro García, en representación del Hotel Santa María Ecolodge Spa, ubicado en el archipiélago de Zapatera, expuso que la falta de financiamiento limita su actividad, pues en su caso no dispone de apoyo para promocionar los servicios que oferta desde 2008.

“Tenemos limitantes, porque promover un destino turístico es costoso, requiere de fondos que no tenemos, por eso necesitamos refuerzo”, dijo.

Despale en zapatera y apoyo

En este paradisíaco lugar --de 52 kilómetros cuadrados y declarado por el Gobierno como Parque Nacional en 1983-- predomina una rica vegetación que está siendo destruida por deforestadores.

“Zapatera es un lugar con muchos árboles y animales, pero además tenemos el privilegio de poseer una vasta riqueza arqueológica que nos heredaron nuestros antepasados, el problema es el despale y la destrucción”, denunció García.

Una situación similar viven los prestadores de servicios del municipio de Diriá, situados en el mirador El Boquete, frente a la Laguna de Apoyo, donde los leñadores han acabado con una gran cantidad de árboles que conformaban el hermoso paisaje y que propiciaban un clima agradable para los turistas.

“Ya tenemos casi diez años de estar trabajando en este lugar, pero no hemos podido desarrollar proyectos de gran envergadura, primero, porque el gobierno municipal de Diriá tiene un presupuesto pobre, y, segundo, porque ha habido un severo despale por parte de los leñadores”, manifestó Carlos Rafael Miranda, propietario de un establecimiento turístico.

Falta invertir en vías

La Unión de Cooperativas Agropecuarias Tierra y Agua, creada en la Reserva Natural del Volcán Mombacho, en 2002, demanda que las autoridades les ayuden a incentivar la visita de turistas, mejorando las vías de acceso a las comunidades rurales.

Señalizar los senderos por donde los visitantes hacen sus recorridos, es otra de las peticiones que hacen los microempresarios de la zona del Volcán Mombacho, manifestó Julio Ruiz, responsable del programa de turismo de la unión de cooperativas.

La oferta de los socios oriundos de la zona incluye caminatas, paseos a caballo, en carreta de bueyes o en bicicleta; además de baño en ríos y lagunas, entre otros.

 

"Hay caminos casi intransitables… en la época de invierno se vuelve complicado el ingreso hasta la reserva. Los caminos en mal estado tampoco aportan al desarrollo el turismo rural".

Julio Ruiz

Cooperado