Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

GUATEMALA / AFP

La crisis energética, la subida de precios de los alimentos y la inseguridad ciudadana, con el telón de fondo de las “severas” tensiones internacionales y la presencia del narcotráfico, son los principales problemas que afectan a Centroamérica, según el informe sobre Estado de la Región, presentado este miércoles en Guatemala.

“Estos problemas son de enorme magnitud, que replantean lo que estábamos haciendo y que necesitan ser enfrentados regionalmente”, declaró a la AFP el costarricense Miguel Gutiérrez, director de este informe, que analiza sectores como el empleo, salud, seguridad ciudadana, migración, democracia, corrupción, energía o patrimonio natural. “La región centroamericana ha cambiado mucho”, aseguró Gutiérrez, quien destacó los “importantes rezagos históricos acuciantes” que la aquejan, sobre todo en lo que a pobreza se refiere, y que alcanza al 70% de la población en países como Nicaragua y Guatemala.

La pobreza y la falta de oportunidades, derivada en buena medida del “repliegue del Estado” de políticas en el sector industrial o agropecuario, han provocado “diferencias gigantescas de nivel medio” y la apuesta por los servicios, han fomentado la informalidad laboral.


Alta migración
Ello se traduce en que más de 4,5 millones de centroamericanos hayan tenido que emigrar, en particular a Estados Unidos, según cifras de 2006.

“Todos los países del istmo, excepto Costa Rica y Panamá, son expulsores netos de población. Pese a la pacificación en el istmo, la expulsión de población se ha mantenido en niveles relativamente altos, e incluso ha crecido en Guatemala, Honduras y Nicaragua”, subrayó Alberto Mora, coordinador del capítulo sobre migración en la presentación del informe.


Las dos caras de las remesas
Las remesas dinamizan la economía de los países de la región, sin embargo, en el largo plazo, compromete el desarrollo humano porque implica la expulsión de población en edad productiva y con niveles educativos superiores, advierte.