•  |
  •  |
  • END

“Ni con toda la capacidad instalada en el país podríamos aserrar y aprovechar en menos de treinta años, los diez millones de metros cúbicos de madera que tumbó el huracán ‘Félix’”, expresó ayer William Schwartz, Director Ejecutivo del Instituto Nacional Forestal (Inafor), a los diputados de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, con quienes sostuvo un encuentro.

De acuerdo con el Inafor, de los diez millones de metros cúbicos tumbados por los vientos del huracán Félix, que azotó la Región Autónoma del Atlántico Norte hace más de un año, sólo seis millones de metros cúbicos podrán ser extraídos porque tienen algún grado de accesibilidad, pues los otros cuatro millones restantes quedaron en sitios, donde si se abren accesos, se pondría en riesgo la regeneración natural y el equilibrio del ecosistema.

“Pese a todo, nosotros estamos claros que lamentablemente no se podrán aprovechar esos seis millones de metros cúbicos de madera, porque en este país no hay capacidad instalada, aun poniendo a trabajar toda la capacidad requeriríamos de al menos 30 años, es por eso que si bien al inicio cerramos la posibilidad de que se ingresara a hacer aprovechamientos, ahora que estamos ordenados estamos abriendo la posibilidad de que personas y empresas que llenen los requisitos establecidos por los Planes de Aprovechamiento Forestal (PAF), puedan trabajar sacando la madera aserrada de las comunidades, no en trozas”, dijo el director de Inafor.


Beneficios directos
También el director del Inafor expresó durante su exposición, que en la actualidad están operando cinco aserríos portátiles comprados con fondos del Estado y del Gobierno Regional, los cuales están siendo operados por los comunitarios para la reconstrucción de sus viviendas.

Para la segunda etapa, dijo el director del Inafor que está más ligada a forestería comunitaria, es un proceso que permite a los pobladores ejecutar toda la cadena hasta la tercera transformación de la madera.

“Con estos aprovechamientos que hemos autorizado hasta ahora, estamos beneficiando a un mil 865 familias y aún nos falta contabilizar los beneficiados para la segunda etapa, que confiamos serán muchos más”, comentó Schwartz.


Decreto vs. ley
Para concluir su exposición, el director del Inafor señaló que el Presidente de la República a través del Decreto 42-2008, autorizó que la madera sea exportada no en tercera transformación sino aserrada, en contravención de la Ley de Veda Forestal que prohibía que de Nicaragua saliera madera de esa forma.

“El Presidente emitió un decreto para exportar madera aserrada, que por ley no estaba permitido, con el fin de aprovechar al máximo la madera porque hay que equilibrar el aprovechamiento de la madera y la protección del medio ambiente”, dijo el señor Schwartz.

Los diputados de la Comisión de Medio Ambiente manifestaron que no era necesario que en un país con pobreza extrema como Nicaragua se perdiera tanta riqueza en madera, la cual es un recurso que podía beneficiar a miles.

Sin embargo, el presidente de dicha comisión comentó que un decreto presidencial no debe estar por encima de una ley, y que a la brevedad posible esperan dar pase a un proyecto de ley referido al aprovechamiento de la madera que pasó la bancada del partido Movimiento Renovador Sandinista (MRS).