• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • EFE

Los senadores demócratas Dianne Feinstein y Charles Schumer apoyaron hoy, en el Congreso de EE,UU., la introducción de un proyecto de ley sobre el control de armas, tras la matanza ocurrida el viernes en la localidad de Newtown, Connecticut, que dejó 28 muertos, entre ellos 20 niños.

Feinstein anunció que introducirá un proyecto de ley en cuanto se constituya el nuevo Congreso a partir de enero.

“Presentaré el proyecto en el Senado y el mismo proyecto será puesto en la Cámara (de Representantes), será un proyecto de ley para prohibir las armas de asalto”, explicó la senadora demócrata por California en el programa “Meet the press” de la cadena NBC.

Algunos contenidos

“Se prohibirá la venta, la transferencia, la importación y la posesión. No es con carácter retroactivo, pero de forma prospectiva. (...) Así que habrá un proyecto de ley. Hemos estado trabajando en ello durante un año”, aseguró.

Feinstein se mostró optimista en que tal medida pueda ser aprobada, así como el senador Schumer, demócrata por Nueva York.

“Creo que podemos hacer algo”, dijo Schumer en el programa “Face The Nation”, de la cadena CBS, e hizo referencia a la necesidad de limitar el acceso a armas de gran calibre, así como a su munición, para evitar que las personas “mentalmente inestables” puedan adquirirlas.

Junto a Feinstein, también estuvo el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, quien copreside la asociación “Alcaldes contra las Armas Ilegales”, junto a su homólogo de Boston, Thomas M. Menino.

“Consolador en jefe”

“Creo que el presidente (Barack Obama) debe consolar al país, pero él es el comandante en jefe, así como el consolador en jefe”, dijo Bloomberg en la cadena NBC.

La Segunda Enmienda de la Constitución consagra el derecho de los estadounidenses a la tenencia de armas, y el Tribunal Supremo siempre ha fallado a favor frente a los intentos de algunos estados y ciudades por limitarlo.

Estados Unidos es el país del mundo con más civiles con posesión de armas, con entre 270 y 300 millones en manos privadas, según las Naciones Unidas, una cifra que la Asociación Nacional del Rifle eleva a más de 300 millones.