•  |
  •  |
  • END

El ministro de Transporte e Infraestructura, ingeniero Fernando Martínez, negó que exista un atraso en la ejecución de los proyectos carreteros propuestos por el MTI para este año. Reconoció que hay un atraso, pero no precisamente en la ejecución física, sino en la financiera.

“La ejecución física va tres meses adelante de la ejecución financiera”, dijo Martínez, durante su comparecencia ante la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional, cuyos miembros dijeron estar preocupados por “el grado de ejecución de las carreteras en Nicaragua”, según el diputado Eliseo Núñez.

“Estamos preocupados por el grado de ejecución”, le dijo Núñez al ministro Martínez, quien explicó que existen proyectos que físicamente ya están terminados, pero hay una subejecución en el desembolso financiero.

Martínez aclaró a los diputados que entre la ejecución física y la presupuestaria lleva una diferencia de casi un 20 por ciento. Recientemente, el economista independiente Adolfo Acevedo criticó que las obras de infraestructura vial que son responsabilidad del MTI, se deberían ejecutar preferentemente en la época seca. Según Acevedo, el MTI tiene ejecutado sólo el 47 por ciento de su presupuesto.

“No es lo mismo administrar una inversión que un gasto corriente”, aseguró el titular del MTI, quien responsabilizó de esas contradicciones a los entes financieros y a la misma Ley de Presupuesto.

Explicó que hay proyectos que ya están licitados, pero atrasa la espera de la adjudicación y la entrega de garantías. Martínez aseguró que una obra se inicia el primero del mes, se cierra el último, y luego se inicia el avalúo, lo que lleva hasta un mes para luego proceder al desembolso.

Puso como ejemplo la carretera Las Flores-Catarina-Guanacaste, que ya está terminada en un 100 por ciento, pero financieramente se ha ejecutado sólo el 70 por ciento de los fondos que son aportados por la OPEP. “Hay que mandar hasta Viena los avalúos, Viena los manda al BID y el BID autoriza el desembolso”, lo que efectivamente provoca un atraso.

Otro ejemplo es el proyecto carretero de Granada hacia Guanacaste, que “se terminó en marzo, y todavía hay que pagar un remanente que hay ahí”, se quejó el ministro.

Para Martínez, lo más prudente es la aprobación del presupuesto en tiempo, para que en enero se arranquen los proyectos con el presupuesto aprobado. En el MTI, el 90 por ciento del presupuesto es inversión, y no se puede iniciar un proyecto si no tenés aprobado el presupuesto”, señaló.

“La ley así lo establece, son mecanismos de seguridad para los bienes del Estado, yo no estoy pagando planilla, no estoy de administrador, pero no es lo mismo administrar una inversión que un gasto corriente”, afirmó.