•  |
  •  |
  • END

La primera comisionada Aminta Granera, jefa de la Policía Nacional, respaldó la decisión del Ministerio Público de ampliar la acusación a tres policías más en el caso de la muerte del adolescente Luis Ángel Vargas Salgado, registrada el pasado 14 de septiembre en el municipio de La Paz Centro. “Hemos dicho que queríamos que se hiciera justicia”, afirmó la primera comisionada, tras conocer la decisión de la Fiscalía de acusar también a los policías Norvin Samir Sevilla Hernández y Juan Ramón Briones Hernández, quienes acompañaban a Denis Cano Sánchez el pasado domingo, cuando realizó el disparo contra el joven asesinado, pero la Fiscalía también incluyó al policía Nedar Hernández, quien ordenó a la patrulla dirigida por Cano que siguiera al adolescente.

“Hemos asegurado que lo que queremos es que se haga justicia y tener cada día una mejor Policía”, aseguró Granera, tras finalizar una visita que realizó ayer a la señora Alba Cruz, madre del adolescente Roberto Clemente Robleto Cruz, de 15 años, quien murió aparentemente como consecuencia de una herida de bala disparada por un policía en un acto confuso ocurrido en el barrio “Carlos Fonseca”, de Managua.

Granera aseguró que su visita a los familiares del adolescente asesinado “responde a una muestra de solidaridad como madre y como Policía, que de alguna forma estuvo vinculada a este suceso”.

Aprovechó para anunciar que la Policía Nacional dispuso aplicar medidas de control sobre el actuar de sus miembros, y confirmó que se ha redistribuido el trabajo de la jefatura nacional para que todos los comisionados generales lleguen hasta los barrios “para hacer control directo de la actuación policial”.

También anunció que se ha reforzado la Inspectoría General, y se está fortaleciendo con un equipo de psicólogos para atender a todos los oficiales de línea. “Vamos a hacerles unos test psicológicos a todos los policías”, aseguró la jefa policial.


Reitera compromiso
Reiteró el compromiso de la institución policial de profundizar las investigaciones y prometió a la madre del joven asesinado que volverá a visitarla una vez que finalicen las indagaciones.

“Yo voy a venir aquí con el expediente para que no tenga duda de lo que estamos haciendo, y tenga la plena seguridad de que se hará justicia”, dijo Granera.

Explicó a los familiares del joven muerto que la Policía está haciendo esfuerzos para poner el orden a lo interno, en tal sentido confirmó que en lo que va del año, 218 policías han sido dados de baja deshonrosa al confirmarse su mala actuación frente a la población.

“Que no quepa duda, si fue un policía quien tiene la responsabilidad, actuaremos con la misma firmeza que en La Paz Centro”, dijo la directora de la Policía Nacional.

Granera dijo desconocer hasta ahora las circunstancias que rodearon la muerte de Robleto Cruz: “No podemos asegurar nada y cuando sepamos de dónde salió la bala que mató al joven, se tomarán las medidas que sean necesarias”, dijo categóricamente.


Nuevas versiones
Tanto el hermano del joven asesinado como uno de los amigos de éste, relataron a la comisionada Granera cómo ocurrieron los hechos.

Un muchacho de 14 años, quien pidió no revelar su nombre, relató que acompañaba a Robleto Cruz cuando apareció una patrulla policial de la que se bajó un oficial.

“Él (Robleto Cruz) se quedó parado y no dijo nada, mientras el oficial le hizo el disparo que le pegó en el costado”, relató el adolescente, quien agregó que Robleto Cruz ya herido, pidió al policía que le ayudara. “Ayudame, si ya me disparaste, ahora ayudame”, le habría dicho el muchacho al policía, quien subió a la patrulla y se alejó del lugar.

Esto fue corroborado por el relato de David José Cruz, hermano de la víctima, quien aseguró que vio al policía cuando le hizo el disparo a su hermano. “Yo miré que el policía le disparo”, aseguró.