•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las 106 llamadas telefónicas que se originaron del teléfono celular de Raquel Alatorre, hechas al número telefónico de Amador Narcia Estrada, vicepresidente nacional de información de Televisa, sobresalen en el informe del registro de comunicaciones telefónicas hechas por la presunta cabecilla del grupo de 18 mexicanos acusados por delitos de narcoactividad.

De acuerdo con un reporte de la Dirección de Delitos Económicos, DIE, de la Policía Nacional, las 106 comunicaciones telefónicas entre Amador Narcia Estrada y Raquel Alatorre se produjeron entre el 25 de julio de 2012 y el 24 de agosto del mismo año.

Según el registro de llamadas telefónicas presentado ante el juez Noveno Distrito Penal de Juicio de la capital, Alatorre realizó 249 llamadas telefónicas a 20 números en el referido período.

También aparecen como destinatarios de las llamadas telefónica hecha por Alatorre, supuesta cabecilla del grupo de presuntos narcos, las llamadas hechas por ella a contactos en México, en Costa Rica, en Guatemala y en dos hoteles en Honduras, donde aparentemente se hospedaban cada vez que hacían la travesía de viajar de México a Costa Rica y viceversa.

Otro del grupo que llamó

En el mismo informe también aparecen registradas comunicaciones telefónicas entre Amador Narcia Estrada y Juan Luis Torres Torres, otro del grupo de los 18 falsos periodistas de Televisa.

En lo que refiere a las comunicaciones telefónicas entre Amador Narcia y Juan Luis Torres, no fue revelada la cantidad de veces que se comunicó el imputado con el alto cargo de Televisa.

Al igual que en la audiencia del martes 11 de diciembre, los abogados de los 18 mexicanos no estuvieron de acuerdo con la incorporación de este informe de llamadas telefónicas que vincula al funcionario de Televisa con sus representados.

El abogado Ricardo Ramírez promovió un incidente alegando la nulidad del referido, porque según su criterio en el mismo revela que las comunicaciones de Alatorre y Torres fueron intervenidas o interceptadas, y para eso es necesaria la autorización de la Directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, o del Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez.

Pero el juez Edgard Altamirano, al rechazar el incidente de Ramírez, explicó que la legislación penal establece que las autorizaciones de los funcionarios antes mencionados se requieren solo para la escucha de llamadas telefónicas y no para requerir un informe de llamadas.

Lo que registró el GPS

Un experto del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, que declaró como testigo, explicó al juez Altamirano que de acuerdo con el GPS --Sistema de Posicionamiento Global-- que registra una de las cuatro camionetas Van, de las seis en las que se transportaban los acusados, su destino final era la localidad de Aserrí, en Costa Rica, y que el punto de partida era la ciudad de Arriaga, en Chiapas,  México.
Asserrí es el Cantón número Seis de San José, Costa Rica, y se ubica al sur de la  capital josefina, en la zona limítrofe con la provincia de Cartago, mientras que Arriaga es uno de los 122 municipios que conforman el estado de Chiapas, México, y está en la parte sur.