•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ticuantepe, El Crucero y los nueve municipios del departamento de Masaya han reducido su vulnerabilidad ante los desastres, gracias a que sus pobladores están preparados para enfrentar una contingencia.

Así lo consideran representantes de Care, organismo que coordina el proyecto Concordemas (Construyendo Comunidades Resilientes de Desastre en Masaya) que es financiado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Usaid.

La iniciativa, que se ejecuta desde 2011, se enfocó en todos los municipios del departamento de Masaya e incluyó a Ticuantepe y El Crucero por encontrarse en un contexto multi-amenazas, que deja vulnerable a la población ante sismos, emanaciones volcánicas, deslizamientos, inundaciones y contaminación ambiental.

“Hemos tenido un gran apoyo de las alcaldías, de los comités municipales que han tenido la disponibilidad de apoyar esta iniciativa; sin el apoyo de ellos no hubiésemos logrado ni cumplir el primer año de actuación, porque Care tiene como mandato trabajar en asociación, no llegamos a crear o hacer acciones aisladas”, expresó Taniuska Arcia, coordinadora del proyecto.

Para Arcia, trabajar en asociación desde el inicio del proyecto fue uno de los principales logros, ya que se tomó en cuenta a las municipalidades y esto ayudó a que las autoridades locales se apropiaran de la ejecución del mismo, porque una vez que Care salga del escenario, serán las que continuarán con el trabajo.

Rutas de evacuación

Por su parte, las autoridades municipales agradecieron el apoyo de los organismos involucrados, que lograron a través del proyecto crear comisiones de trabajo sectoriales para capacitar a líderes comunitarios, a la niñez y a los adolescentes, sobre rutas de evacuación en sus escuelas, primeros auxilios y normas de conducta básica ante desastres.

Masaya está amenazado por la actividad sismo-volcánica, deslizamientos e incluso inundaciones, tal es el caso de Tisma, pero “podríamos decir que el departamento, así como Ticuantepe y El Crucero, han reducido su vulnerabilidad porque son municipios que están preparados y esto los hace más fuertes para enfrentar una situación de desastre”, dijo Arcia.

Eunice Rivas, delegada departamental de la Unidad Técnica de Educación, dijo que el Ministerio de Educación siempre ha estado interesado en el fortalecimiento de la cultura de la prevención, “para que nuestros niños y niñas adquieran las herramientas de prevención desde pequeños”.

“Se realizaron simulacros y planes de seguridad escolar en los cuatro centros educativos más vulnerables en los municipios de Masatepe, La Concepción, Ticuantepe y El Crucero”, mencionó Rivas Franco.

Luego de las últimas explosiones del volcán Masaya, se seleccionaron seis comunidades pobres para capacitar a los comunitarios.

Estas comunidades presentaban la mayor situación de riesgo y con mayores amenazas sísmicas por la cercanía con el coloso, dijo Franklin Danilo Blass Calero, técnico del Code para la Alcaldía de La Concepción.

“La planificación es vital”, afirmó Blass. “Si nosotros hubiésemos planificado, habríamos enfrentado mejor los incidentes (volcánicos)”, recalcó.

Segunda etapa

En una segunda etapa el proyecto capacitará a 30 comunidades, mientras el Ineter identificará las rutas de evacuación en todos los municipios involucrados.

También se elaborarán mapas de riesgo y se instalará un sistema comunicación a las 50 comunidades más vulnerables.

Un sistema de pluviómetros permitirá además obtener alertas a tiempo.