•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo José Brenes, lamentó que en el 2012, año que está próximo a concluir, se registraran con mayor relevancia dos situaciones lamentables: los accidentes de tránsito y la muerte de mujeres a mano de sus esposos o parejas.

"Hay dos situaciones que me llenan de tristeza: en primer lugar los accidentes, sobre todo muchos provocados por jóvenes, que no por ser jóvenes se les va a prohibir conducir, sino jóvenes tomados de licor", comentó monseñor Brenes, tras concluir la misa del 24 de diciembre en la Catedral metropolitana.

Monseñor Brenes recordó el caso de Ariana María Espinales Matus, la joven cuyo carro sufrió un desperfecto mecánico la madrugada del 23 de diciembre y que fue colisionado luego por dos vehículos, causando su muerte y la de dos personas más que la auxiliaban en la Carretera a Masaya.

“Eso realmente es triste para la familia que pierde a uno de sus miembros, pero también es triste para la familia de aquel que provocó el accidente. Tenemos que tomar conciencia de que si una persona no está capacitada para conducir un vehículo, si esa persona ha tomado (ingerido licor), que tome un taxi o le pida a una persona sana que le conduzca el vehículo y lo vaya a dejar a su casa, o que los mismos amigos le quiten la llave", añadió monseñor Brenes.

Policía debe ser más estricta

El prelado nicaragüense valoró que la Policía Nacional debería ser más estricta en estos casos y suspender la licencia de personas que provocan accidentes, en los cuales se pierden vidas humanas.

“También está en manos de la familia. Si una familia le da un vehículo a un joven de 18 o 19 años, es bueno si lo va a ocupar para ir a la universidad, para hacer una diligencia, pero si este muchacho va a ir a tomar, es como ponerle un arma con la que puede quitarle la vida a otra persona, y eso no es correcto”, expresó el Arzobispo de Managua.

Niños los más afectados en femicidios

En segundo lugar señaló que le llena de tristeza la muerte de muchas mujeres a manos de sus esposos o parejas. “Esto verdaderamente es triste, porque enluta a la familia y deja el dolor en los niños. De manera especial es más doloroso cuando leemos que queda huérfano un niño pequeñito, de meses de nacido o un adolescente", detalló.

Hizo un llamado a la familia para “vivir en responsabilidad”, y a la justicia para que sea más "radical y dura" en estos casos. "Porque si es una condena de tres a cinco años, va a decir: en tres o cinco años salgo; pero el que ha perdido a su familia, ¿cuándo lo va a sacar de la tumba? Nunca lo va a poder sacar", añadió.

Si va a tomar, no maneje

“Mi exhortación es que en estos días evitemos. Que si alguien va a tomar, a divertirse, que lo haga sanamente, que no tome un vehículo, porque es como llevar un arma con el tiro a boca de jarro", expresó monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua.