•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

El presidente venezolano Hugo Chávez, hospitalizado en Cuba tras su cuarta operación contra el cáncer, delegó una serie de tareas económicas en el vicepresidente Nicolás Maduro, según un decreto firmado por el mandatario antes de dejar el país, y publicado este miércoles en la Gaceta Oficial.

Maduro puede desde ahora --según el texto oficial-- decretar créditos adicionales al presupuesto nacional, expropiar bienes, aprobar o negar pedidos presentados por otros miembros del gabinete para adquirir divisas o para fijar los presupuestos de sus despachos, entre otras funciones.

El decreto, firmado por Chávez un día antes de partir a Cuba para su cuarta operación contra el cáncer en 17 meses, se emitió considerando que el mandatario venezolano sería “sometido a un tratamiento médico que, si bien de ninguna forma lo limita en el desempeño del cargo, le impone la necesidad de redimensionar el volumen de trabajo y la cantidad de tareas asumidas”, según reza la Gaceta Oficial.

Chávez, de 58 años, y desde 1999 en el poder, fue operado el 11 de diciembre en La Habana de una grave recurrencia del cáncer detectado en 2011.

Según las últimas informaciones sobre su salud, dadas a conocer el lunes por el gobierno, el mandatario experimenta una “ligera mejoría” aunque sigue de reposo, tras sufrir una infección respiratoria durante el postoperatorio.

En virtud de sus nuevas tareas, algunas de las cuales seguirán siendo consultadas con Chávez, Maduro deberá “presentar mensualmente una relación de las actuaciones que realice en ejecución” del decreto publicado en la Gaceta Oficial que circuló este miércoles.

Justo antes de partir a Cuba, Chávez designó a Maduro como su heredero político en caso de que él se viera inhabilitado para seguir gobernando.

Tras su reelección en los comicios de octubre, Chávez debe reasumir la presidencia para un nuevo mandato de seis años. La Constitución fija esa ceremonia para el 10 de enero ante la Asamblea Nacional, pero el oficialismo defiende la posibilidad de aplazarla de ser necesario.

Por su parte, la oposición venezolana reclamó ayer que las informaciones oficiales sobre el estado de salud del jefe de Estado, Hugo Chávez, no son claras y pidieron integrar una junta de médicos para determinar si el mandatario está en condiciones de asumir el cargo.

Mujica solo ve “interrogantes” si no estuviera Chávez

El gobernante uruguayo, José Mujica, dijo ayer que no puede dar “una respuesta consciente y categórica” sobre lo que ocurrirá en Venezuela si el mandatario Hugo Chávez no se recupera del cáncer, y afirmó que solo tiene “interrogantes” sobre el futuro de ese país si el Presidente tuviera que dejar el poder.

“Tengo las interrogantes que puede tener cualquiera, porque Chávez tenía una enorme influencia --y tiene-- en el mundo de los pobres venezolanos y dentro de las Fuerzas Armadas, y lograr una figura que concite ese apoyo se verá, tiene sus interrogantes”, aseguró Mujica en declaraciones recogidas por Radio Montecarlo.

Mujica señaló que “en el Caribe, la política funciona en gran medida hasta ahora determinada por verdaderos caudillos de carácter popular, y Chávez (en el poder desde 1999) lo es, es incuestionable”, y el problema, entonces, será encontrar a alguien que pueda seguir sus pasos.

Aun así, el exguerrillero tupamaro de 77 años sostuvo que a él “como uruguayo” lo que más le preocupa es que “en momentos difíciles” para su país Chávez les “dio una mano”.

“Cuando tuvimos un banco fundido que nos podía provocar una corrida bancaria nos dio una mano y cargó con un clavo”, explicó.

“Yo no me olvido de esas cosas, y entonces desde el punto de vista de los uruguayos, nos abrieron mercados. Habría que preguntarle a Conaprole y Calcar (cooperativas productoras de leche uruguayas) cómo les va en Venezuela. Eso no cayó del cielo, esa apertura de mercado fue clara voluntad política de Chávez”, agregó.

El presidente uruguayo ha sido un constante defensor e impulsor del estrechamiento en las relaciones de su país con Venezuela bajo su mandato.

El pasado 13 de diciembre, Mujica, un reconocido ateo, organizó una misa en Montevideo para pedir por la salud de Chávez, un hecho que consideró “una práctica de solidaridad en un momento difícil” para el líder venezolano.

De hecho, Mujica anunció que pensaba visitar a su homólogo en Cuba en cuanto los médicos le dieran el visto bueno para “darle un abrazo”.

 

Rendirá informes
Maduro deberá presentar mensualmente una relación de las actuaciones que realice en ejecución del decreto publicado en la Gaceta Oficial.