• Chinandega, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La actividad del volcán San Cristóbal aumentó ayer, con expulsión sostenida de arena y de ceniza en períodos más cortos y de forma más densa, con pequeñas cantidades de material incandescente, explicó Dionisio Rodríguez, Director del Instituto de Geología y Geofísica de Nicaragua, Cigeo, de la UNAN-Managua.

Rodríguez, quien llegó ayer a las laderas del San Cristóbal para observar de cerca la situación del volcán, explicó que el material piroclástico (material incandescente) fue lanzado ayer por el volcán en cantidades pequeñas, por lo cual se quedaron en la parte superior de las laderas.

Agregó que la columna de humo no se vio más fuerte que la del miércoles, porque cada vez que ocurría una pulsación (expulsión de material), el viento se encargó de dispersarlo hacia el noroeste del departamento de Chinandega, hacia la zona del Golfo de Fonseca.

Las autoridades del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, dijeron ayer que se descarta que vayan a ocurrir grandes explosiones en el San Cristóbal, pero Rodríguez afirmó que eso no se puede asegurar todavía, ya que hay que esperar el comportamiento de las próximas horas.

Rodríguez añadió que esta actividad del San Cristóbal es más fuerte que la ocurrida en septiembre pasado, cuando también presentó erupciones. Los gases y la ceniza arrojados por la actividad volcánica afectaron ayer a poblaciones aledañas.

Autoridades de Defensa Civil confirmaron que aun con la lentitud de los vientos, las cenizas alcanzaron un espesor de dos milímetros en los municipios de Chinandega, Corinto, El Viejo y Chichigalpa.

La Defensa Civil confirmó que 366 personas que viven en las laderas del volcán abandonaron sus hogares; 286 se autoevacuaron a casas de familiares, y 68 fueron evacuadas a albergues por las autoridades.

La primera dama y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, dijo que existen todavía unas 200 familias que se niegan a abandonar las laderas del volcán.

Agregó que todavía no se han reportado problemas de salud en la población de la zona.

Sin embargo, advirtió que “se agrava la situación” con la presencia de los gases que emana el San Cristóbal, por lo que llamó a la población a no resistirse a ser evacuada.

“Queremos pedirles de todo corazón, a esas familias que habitan en las faldas o en los alrededores del volcán San Cristóbal, que nos acompañen en la ruta de evacuación o de autoevacuación, ya sea hacia casas solidarias, hacia casas de familiares o hacia los albergues”, insistió Murillo.

Asimismo, mencionó que tanto oficiales de la Policía Nacional como del Ejército están trabajando para “persuadirlos” sobre la importancia de la evacuación.

Situación inestable

Murillo aseguró que el Gobierno se encuentra atento, y existe un monitoreo permanente del Ineter y del Sistema Nacional para la Prevención y Mitigación de Desastres, Sinapred.

“Sabemos que la situación es inestable, es decir, que tenemos períodos en que baja la actividad del volcán, períodos en que sube, y tanto la elevación y el descenso son súbitos, son rápidos”, mencionó.

En ese sentido, dijo que hasta el momento se contabilizan más de 15 explosiones, pero “estamos expuestos a nuevas explosiones” por el comportamiento que está teniendo el volcán San Cristóbal.

En tanto, el teniente coronel Néstor Solís, jefe de la Defensa Civil de Nicaragua, dijo a medios radiales que aún faltan muchas personas por ser evacuadas.

Solís confirmó que es un total de 400 personas el que contempla evacuar el sistema de alerta temprana en la zona del volcán.

Francisco Díaz, Subdirector de la Policía Nacional, informó que están trabajando en tres direcciones en el departamento de Chinandega. Los efectivos están regulando el tránsito, apoyando las evacuaciones y brindando protección en los albergues.

Los tramos de carretera donde se regula el tráfico son Chinandega-Somotillo, Chinandega-El Viejo y Chinandega-Chichigalpa.

Gases aumentan

La directora del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, Martha Ruiz, explicó que hasta el momento se ha mantenido la expulsión de gases y de cenizas en el volcán San Cristóbal.

“El volcán San Cristóbal ha reportado en un período de las 5 de la tarde a las 11 de la noche (del miércoles)… expulsiones de grandes cantidades de ceniza que afectan la salud de la población”, explicó.

Sin embargo, expresó que la mañana de ayer, el volcán alcanzó su máximo de energía sísmica liberada en 480 unidades, expulsando una abundante cantidad de gases.

“Está peligroso”

“Eso está peligroso. La actividad del volcán no se ha detenido desde las 6:30 de la tarde del martes 25 de diciembre. Vivo en las faldas del coloso y no sé cuánto tiempo puede durar ese fenómeno”, expresó Marcelino Méndez, guardaparque del bosque Banderas, ubicado a pocos metros del cráter.

El material volcánico ha cubierto, principalmente, las comarcas Belén, La Mora, La Bolsa, La Joya, Banderas, Las Rojas, Tonalá, Santa Bárbara, El Piloto, el casco urbano de Chinandega y Las Grecias. En esta última comunidad se reportan decenas de personas con síntomas cardiorrespiratorios. Extensas plantaciones de maní están cubiertas por ceniza, así como cítricos y frutales en floración.

No quieren dejar sus bienes

Miembros del comité de socorro recorrieron la comarca Dulce Nombre de Jesús, ubicada al oriente de esta cabecera departamental, donde sus habitantes se negaron a salir, alegando que no pueden dejar sus enseres ni sus animales domésticos.

Pastora afirmó que continuarán visitando las zonas de peligro para tratar de convencer a los habitantes para que salgan, debido a que se desconoce cuánto tiempo durará el fenómeno.

Evalúan daños a cultivos

El mayor Carlos Cáceres, jefe departamental de la Defensa Civil, dijo que se conformó un equipo integrado por funcionarios de diversos ministerios vinculados a la agricultura y a la ganadería, los cuales evaluarán los daños a los diversos cultivos.

Sin embargo, el ministro Agropecuario y Forestal, Ariel Bucardo, aseguró ayer, después de recorrer varias localidades afectadas por el material volcánico, que no habrá mayores daños, ya que la mayor parte de las cosechas ya fue recolectada.

Mientras tanto, la ministra de Salud, Sonia Castro, expresó que el 40% de las camas del Hospital Materno Infantil “Mauricio Abdalah”, y el 30% en el Hospital España, de Chinandega, están desocupadas para atender a pacientes afectados por la erupción del coloso.

Recomendó a la población protegerse con gorras y con mascarillas y tomar abundante líquido.

“No descuidamos la atención al dengue. Chinandega es uno de los cinco departamentos del país con alto índice de afectación de esa enfermedad”, dijo la funcionaria.

El coronel Israel Estrada Walters afirmó que se mantienen 144 efectivos del Segundo Comando Militar Regional y de la Unidad Humanitaria de Rescate, UHR, listos para proteger a la población.

En la escuela de la comarca Belén, funciona un puesto de mando con medicinas, alimentación y avituallamiento para posibles evacuados. Además, ahí hay miembros de la Policía y del Ejército, con un puesto de salud del Minsa.

El comisionado mayor José Luis Cárcamo, segundo jefe departamental de la Policía Nacional, afirmó que mantienen patrullaje y retenes en un tramo de 20 kilómetros que comprende Las Grecias-Rancherías y Villa 15 de Julio, en la carretera Chinandega-El Gausaule, donde la ceniza y los gases afectan la visibilidad de los conductores, y mantienen el plan Diciembre Seguro, para garantizar el orden público y la seguridad ciudadanía en las fiestas de fin de año.

Seis unidades del Cuerpo de Bomberos Voluntarios y del Cuerpo de Bomberos Federados de Chinandega, regaron las calles de esta ciudad, donde se ha acumulado gran cantidad de material volcánico.

400 personas tiene registradas la Defensa Civil en las faldas del volcán San Cristóbal, que deben ser evacuadas en caso de que incremente la actividad.