•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La emanación de gases y cenizas del volcán San Cristóbal disminuyó ayer, aunque el coloso empezó a expulsar un polvo fino que podría ser perjudicial para la salud de la población, advirtieron autoridades de Defensa Civil.

“Los primeros días el volcán expulsaba un material arenoso más grueso, pero ahora sale un polvo más volátil que puede ser más peligroso”, indicó el mayor Carlos Cáceres, jefe de la Defensa Civil de Chinandega.

Agregó que la actividad del volcán afecta un área donde habitan unos 400,000 habitantes. El Gobierno mantiene la alerta amarilla en todo el departamento de Chinandega.

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, informó que mantiene las previsiones de una erupción “moderada” de gases y cenizas. Más de 400 personas han sido evacuadas de las laderas del volcán.

“En las evacuaciones damos prioridad a mujeres, niños, personas de la tercera edad y con discapacidad, pero en algunos casos se están quedando los cabezas de familia, los hombres, para cuidar sus pertenencias”, comentó Cáceres.

Afecta a El Salvador

Las nubes de cenizas y de gases emanadas por el volcán San Cristóbal llegaron a las costas de El Salvador por acción del viento, informaron las autoridades del Ineter.

“La pluma volcánica se extiende hasta el océano Pacífico alcanzando, inclusive, las costas de El Salvador”, informó el Ineter.

Asimismo, el nivel de emisiones de dióxido de azufre incrementó en un 200%, y se espera que continúe la actividad del San Cristóbal sin descartar explosiones de mayor magnitud.

En tanto, la directora del Ineter, Martha Ruiz, advirtió que las poblaciones afectadas por las emanaciones desde el pasado martes, están “en riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias, irritaciones de la piel y los ojos”.

“De igual manera, en la cima del volcán se han producido relámpagos debido a las descargar eléctricas del coloso”, afirmó. Aunque agregó que son actividades normales y que no hay que alarmarse.

El Gobierno anunció el envío de ayuda humanitaria para las comunidades que viven en las cercanías del volcán, la cual incluye tratamientos para los ojos, antialérgicos y diversos artículos de higiene.

Aún hay resistencia

La primera dama y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, dijo que a pesar de que hay unas 400 personas en albergues, aún hay familias que se resisten a abandonar sus hogares a pesar del riesgo.

Mientras la Defensa Civil informó que a pesar de que la emanación de gases ha disminuido, las faldas del volcán todavía podrían estar inhabitables el fin de semana.

Murillo manifestó que la Unidad Humanitaria de Rescate ingresará nuevamente a estas zonas para intentar evacuar a más personas y trasladar algunas de sus pertenencias.

“Nosotros estamos en la obligación de repetir el llamado desde lo profundo de nuestro corazón solidario. El comandante Daniel (Ortega) nos pide invitarlos y convencerlos para evacuar”, declaró.

La orden de desvíos de rutas aéreas establecida por Aeronáutica Civil en esa zona permanece, y los oficiales de la Policía Nacional están ubicados en la zona de Chinandega para regular el transporte terrestre.

Deben protegerse

La ministra de Salud, Sonia Castro, hizo un llamado a la población afectada por los gases del volcán a usar mascarillas o paños húmedos para protegerse. Asimismo, recomendó que utilicen lentes, camisas mangas largas y gorras para proteger los ojos, la piel y el cabello.